Seguidores

viernes, 30 de mayo de 2008

Lentamente



En las noches de lluvia inmutable

Me acompaña la fisonomía intacta de tus efímeras palabras

Y el impávido que acoge mis manos se desata en destellos de dicciones

El sonido de cada gota sobre el pesado techo

Alberga el espejismo de tu compañía

La imagen abstracta de aparentes tactos

Y revoloteo en mis voracidades de deleitarte

De recrearte lo ideal de poseerme

Y que el centelleo de mis ojos te acompañe en las más sutiles inclinaciones

Locuaces gemidos te procurarán la dirección correcta

Y tus pómulos sentirán el calor de mi audacia

De mi más compleja forma

Retendré mis rizos para que te apoderes de mi cuello

Y arrulles mi espalda hasta el último borde

Puedes embriagarte de mi aroma

O quizás trazar en mi abdomen lo que sientes

El minucioso suspiro de un sueño latente

No podría crear un ambiente agraciado

Si no me acompañas con tu fantasía

No te conviertas en un renuente del presente

Preciso que me albergues sin silencios

Si tan solo dejas que tus ideologías sobre mi nombre fluyan en el la corriente infinita de la jornada.

Me enorgullece tu espíritu, solo sustenta el mío.

jueves, 29 de mayo de 2008

Detrás de tus ojos


Hey, ¿puedes sentirme?

Estás tan pálida bajo la luz mortecina de tu lámpara de estrellas.

Bajo tus sabanas, estática, dime

¿Dónde se pierde tu mirar?

¿A dónde viajan tus pensamientos?

Ven,

Dame tus delgadas manos

Déjame apreciar tus finos ojos, tus largas pestañas

He permanecido por largo tiempo abrazada a tu sombra

Tus pasos se han limitado

Y solo dejas reposar tu cuerpo sin quejido alguno.

¿Ya no escuchas mi voz?

Estás tan silente,

Regalaste la mitad de tus sonrisas

Apaciguaste el brillo de tus palabras

Y tu voz… tu voz ya se pierde en la lluvia.

Y llevas atada a tus andanzas mil preguntas

Quizás sin respuestas.

Para

¿Ya estas sintiendo la dureza de tu aliento?

Pareces emerger del fondo de una tormenta

Y ya miras directamente a la adversidad

Ya discutes con el destino

Y puedes sentarte junto a la oscuridad y beber un poco de sus atributos

Disfruto ver tu cabello ondulado bajo el inexorable diluvio

Valla, te estas convirtiendo en implacable

Tu trascendental melancolía ahora te saluda inquieta

¡La estas cogiendo justo por los pies!

Le preguntaremos pronto a la soberbia si quiere venir a travesear

Llamaremos a la frialdad para reírnos de los cálidos días

Y podremos quizás dar un paseo con la arrogancia.

Aunque quisiera pedirte que no aísles tu cuerpo,

Lo estás dejando en manos del tiempo.

Esta enfermando.

Cuando desees que te recuerde lo mucho que te amo

Ven a verme por la ventana de tus ojos

No dejaré que las lágrimas se aproximen

En nuestro parpadeo.

Por ahora,

Ironía, sarcasmo y yo permaneceremos tras tu andar

No dudes en consultar cuando sientas alguna turbación.

Me embarga tu ácida dulzura,

Las traslucidas sinfonías que tarareas llegando el crepúsculo

Están presentes cada vez que te miro

Mi pequeña chica,

Ya te acercas a veredas firmes

Pronto nos veremos solo tú y yo.

viernes, 23 de mayo de 2008

En la noche resplandeciente de alaridos


Cuando las animas oían,

silentes

los murmullos de los ancianos,

Justo esa noche en que te vi

Todos callaron para escuchar mis palabras

Y las ánimas parecían varadas en viejas sillas de madera

Nos detuvimos sobre los restos de almas pálidas,

Fusiladas en tiempos pasados

Te tomaba de las manos,

Mi corazón palpitaba con tanta fuerza que trababan mis palabras

Y el surrealismo del ambiente gris, pesado

Mientras trataba de aferrarme a tu presencia,

Era inevitable contener el sollozo

Y los ángeles fuliginosos parecen estupefactos ante tantos sentimientos encontrados.

El fuego en el horizonte era permanente y nos salpicada de impotencia,

Era perderte a mi lado o salvarte en el océano del desasosiego

Mientras pronunciaba que estarías radiante caminaba cegada entre la niebla que comenzaba a sujetarnos

Y te abandone en la intemperie de la monotonía de tus días,

Seguro de no inmolar la corriente de tus vida.

Impalpable recuerdo deseo


Mientras nos ahogamos en un líquido elemento de esperanzas

Te detienes a inquirirme ante la definición de lo que albergo por ti.

Mi cara se transforma

y adquiere una forma inmutable

Pasamos ahora a un mar profundo de inexactitudes

Mi concentración se transforma en un grano de arena

Y comienzo a navegar por la inmensidad de mi alma

Tratando de cederte palabras perceptibles.

Y generas una hipomanía en mi conciencia

Solo no dejes de abrazarme

Y que la melancolía huya con las medusas de la noche

Pero ¿podría generarte regocijo en la distancia?

O quizás algunos parpadeos que traten de vislumbrar mi sonrisa

Y una bella melodía que aflora sentimientos púrpuras

En la burbuja por donde transitan mis pasos.

Te alejas en las olas de mis pensamientos,

Y azoto el lento tiempo que no me deja contener tus besos.

Y solo cuando mis ojos se cierran y mis manos cubre mi rostro

Es que te difumas en mi espacio

Solo deteniendo el alba para tenerte de nuevo en mis recuerdos.

lunes, 5 de mayo de 2008

En otro tiempo


Me embarga dormir bajo los ruidos emitidos por el viento en los árboles

Y la hipnotizante imagen de las llamas en las lámparas sobre las mesa.

La puerta cerrada bajo llave,

Aparentemente para el cuidado de mi alma

Lo que ellos no saben es que existes dentro de mí

Y cada vez que entono tu nombre

Y me aferro a tu imagen

Solo basta cerrar los ojos para unirnos en el jardín que hemos creado en el desván de mi subconsciente.

Disculpa si lloro mientras tus manos se van acomodando por mi rostro…

Solo sentir tu sombra sin poder palparte,

Hablarte sin poder mirar la serenidad de tus ojos.

Cuando vienen a mi puerta

A hacer que mentalice teorías

No quiero caminar hasta el balcón... prefiero no mirar los árboles que me atemorizan en la oscuridad...,
no obstante mis pasos me conducen a él.

Los trabajadores de un lado a otro silentes, como si no pertenecieran a mi realidad.

Les prohibieron mirarme directamente

Les aconsejaron que no escucharan mi retórica hacia el deber ser

Hacia ¿el de simplemente ser?…

Yo muevo mis manos

Los saludo con elocuencia,

Pero ellos bajan la mirada y simulan no ver nadie.

Me interno en mi alcoba de nuevo

Me poso en el diván teñido de mis impulsivos gritos

Y el sol comienza a besar mi frente

Mis manos caen al vacío

Trato de cerrar mis ojos y entonar tu nombre de nuevo

Pero no apareces,

Estás adormecido en la profundidad del silencio.

Me paso el momento mirando el cielo

Memorizando algunos caprichos de mi cuerpo

Te los mostraré cuando te encuentre en el jardín de mi subconsciente.

Esperaré el momento en todo el tedioso día

Hasta que los médicos vengan a suministrarme toda esa porquería

Que me mantiene estática

Y cobijen mi cuerpo bajo la seda de color exánime

Me dicen que este relajada, que ya pasará,

Pero

¿Sabes amor mío cuando pasará?

No puedo mover mis dedos

Y comienza el sonido del viento sobre los árboles,

Solo me queda esperar que aparezcas en el desván de mi subconsciente, con tu cabello radiante

Y tus palabras inventadas por los caprichos de mi cuerpo.

domingo, 4 de mayo de 2008

Hasta el fin


He subido al tren que va “hacia algún lugar”

Preferí sentarme al final para no tener que coincidir con personas que parecen inconcientes de su andar.

Mientras el tren comenzaba a andar

Observé como mis argumentos me despedían por la ventana

En sollozos trataban de musitar algo que no logré comprender,

Solo hacían gestos de incredulidad, lamentables…

Pero yo sostuve mi cabeza entre mis manos

Para no reconocer a nadie más...

Cuando por fin el tren alcanzó su velocidad normal

Abrí mis ojos al horizonte, a las bajas nubes que comenzaban a emerger

Por un momento fui presa de ellas,

Formaban la forma perfecta de tu rostro

Susurrando que debo adormecer el tiempo

Arrullarlo entre mis brazos

Mientras tus pasos se van a cercando a mi encuentro.

Me veo interrumpida por los gimoteos de un infante que me mira desorientado

Como queriendo ver mas allá de mis ojos lejanos.

Descorro mi ondulante cabello y me dejo llevar por el acorde de las ruedas sobre el riel.

Y me detengo a revivir mi pasado

Me estremezco de recordar momentos elementales,

Como si fuesen desgastando mi piel,

Agitándome para saltar del tren y volver a lo ya distinguido,

A lo ya experimentado.

Pero me sujeto fuertemente de los fríos tubos de metal

Y trato respirar con hondura, con fuerza.

Al percibir de nuevo el entorno por el que transcurría

Percibí que el sol ya estaba en sus últimos momentos del día

Y mil colores se destrababan de todo aquel escenario.

Que espectáculo tan exorbitante

Envolvió completamente mis sentidos

Hasta convertirlos en una miscelánea

Y deje de tener en claro

si seguir las nubes que se formaban en el horizonte lejano

o levantarme y lanzarme al socavón de mi franqueado andar.

Y aún continúo en el desasosiego de mis siguientes segundos.

Creo aspirarte tan densamente que podría seguir las nubes que conducen a tus pensamientos.

Pero estoy retenida por mi valiente remembranza.

Y aquí aún permanezco, distinguiendo los chubascos que van prosperando

Y escuchando el ruido del tren sobre el riel a toda marcha.

Solo vocalizando “aún tengo al sol para besar tu sombra”.

viernes, 2 de mayo de 2008

Un día como hoy


Dibujé nuestras voces en la pared que me saluda cuando despierto

De un lado la mía interrogante,

Del otro la tuya burlándose.

Hoy permanecí sentada en mi cama al tocar mi puerta el alba

Tratando de recordar que había conquistado en mi figuración

Sabía que debía dejar de deslumbrar

Que debía levantarme ya

Pero mi almohada me llamaba, mis sabanas me aguantaban

Y decidí no moverme de ahí.

Quedé vislumbrando nuestras voces hasta el anochecer

Cuando me interrumpió el alcohol

Me invitó a dar unas vueltas por el placer de especular.

Me explicó que podía reflexionar sobre el momento en que ahogue las luces

Quizás no me sienta sola en el lugar

Podría figurar como apareces a mi lado

Y te acercas a mi espalda

Absorbiendo mi más tenue olor

Cuando florece mi emoción me pides que contenga la respiración

Y tus manos van de mi cuello hasta mi vientre

De mi dorso a mi pecho

Y reconozco tu gozo

Entregándome a tus caricias

Y comienzo a sentir tu aliento

Entre mi pecho, por mi ombligo,

Entre mi polución

Que frescos se sienten tus besos

Que atrevidos tus movimientos

Por ahora se acabó el alcohol, se acabó la especulación,

Me quedo con el sabor de unos besos imaginarios

Y unas caricias ficticias.

Invitada en las alturas


He trazado una fibra delgada con fracciones de mi sonrisa,

Tensa con mi consuelo

Estoy aquí arriba, ¿no me ves?

¿Deseas saber como se ve mi cuerpo desde esta altura?

Si no alcanzas a vislumbrarlo

Te lo podría describir:

Se tambalea constantemente por la inestabilidad de la altura,

Mi cabello ondulado aún se mantiene en su lugar, suave, oscuro

Mis grandes ojos insondables, aún continúan tristes

Mi pecho abrigado, mi piel dócil,

Mis caderas ondeadas, mis muslos contraídos

Y tengo frío

Por los garrotazos del viento del norte.

Tal vez si permanezco un poco más en esta condición

Podría desvanecerme y aferrarme a cada parte de tu ser

Alcanzaría volar con el humo de la ciudad

Y viajar entre la noche y la luz…

Desde aquí arriba mis miedos se van derritiendo

Tú desde abajo, aclamas saber el más inmediato

Y yo te lo regalo,

Dejo que se desglose de mí

El miedo que me acompaña ahora es el de la incertidumbre por ti,

La fluctuación de mis emociones,

El titubeo de mis siguientes días.

Miedo a no dejar de llorar

en esta inquisidora altura que aclama por acciones.