Seguidores

jueves, 29 de mayo de 2008

Detrás de tus ojos


Hey, ¿puedes sentirme?

Estás tan pálida bajo la luz mortecina de tu lámpara de estrellas.

Bajo tus sabanas, estática, dime

¿Dónde se pierde tu mirar?

¿A dónde viajan tus pensamientos?

Ven,

Dame tus delgadas manos

Déjame apreciar tus finos ojos, tus largas pestañas

He permanecido por largo tiempo abrazada a tu sombra

Tus pasos se han limitado

Y solo dejas reposar tu cuerpo sin quejido alguno.

¿Ya no escuchas mi voz?

Estás tan silente,

Regalaste la mitad de tus sonrisas

Apaciguaste el brillo de tus palabras

Y tu voz… tu voz ya se pierde en la lluvia.

Y llevas atada a tus andanzas mil preguntas

Quizás sin respuestas.

Para

¿Ya estas sintiendo la dureza de tu aliento?

Pareces emerger del fondo de una tormenta

Y ya miras directamente a la adversidad

Ya discutes con el destino

Y puedes sentarte junto a la oscuridad y beber un poco de sus atributos

Disfruto ver tu cabello ondulado bajo el inexorable diluvio

Valla, te estas convirtiendo en implacable

Tu trascendental melancolía ahora te saluda inquieta

¡La estas cogiendo justo por los pies!

Le preguntaremos pronto a la soberbia si quiere venir a travesear

Llamaremos a la frialdad para reírnos de los cálidos días

Y podremos quizás dar un paseo con la arrogancia.

Aunque quisiera pedirte que no aísles tu cuerpo,

Lo estás dejando en manos del tiempo.

Esta enfermando.

Cuando desees que te recuerde lo mucho que te amo

Ven a verme por la ventana de tus ojos

No dejaré que las lágrimas se aproximen

En nuestro parpadeo.

Por ahora,

Ironía, sarcasmo y yo permaneceremos tras tu andar

No dudes en consultar cuando sientas alguna turbación.

Me embarga tu ácida dulzura,

Las traslucidas sinfonías que tarareas llegando el crepúsculo

Están presentes cada vez que te miro

Mi pequeña chica,

Ya te acercas a veredas firmes

Pronto nos veremos solo tú y yo.

No hay comentarios: