Seguidores

domingo, 4 de mayo de 2008

Hasta el fin


He subido al tren que va “hacia algún lugar”

Preferí sentarme al final para no tener que coincidir con personas que parecen inconcientes de su andar.

Mientras el tren comenzaba a andar

Observé como mis argumentos me despedían por la ventana

En sollozos trataban de musitar algo que no logré comprender,

Solo hacían gestos de incredulidad, lamentables…

Pero yo sostuve mi cabeza entre mis manos

Para no reconocer a nadie más...

Cuando por fin el tren alcanzó su velocidad normal

Abrí mis ojos al horizonte, a las bajas nubes que comenzaban a emerger

Por un momento fui presa de ellas,

Formaban la forma perfecta de tu rostro

Susurrando que debo adormecer el tiempo

Arrullarlo entre mis brazos

Mientras tus pasos se van a cercando a mi encuentro.

Me veo interrumpida por los gimoteos de un infante que me mira desorientado

Como queriendo ver mas allá de mis ojos lejanos.

Descorro mi ondulante cabello y me dejo llevar por el acorde de las ruedas sobre el riel.

Y me detengo a revivir mi pasado

Me estremezco de recordar momentos elementales,

Como si fuesen desgastando mi piel,

Agitándome para saltar del tren y volver a lo ya distinguido,

A lo ya experimentado.

Pero me sujeto fuertemente de los fríos tubos de metal

Y trato respirar con hondura, con fuerza.

Al percibir de nuevo el entorno por el que transcurría

Percibí que el sol ya estaba en sus últimos momentos del día

Y mil colores se destrababan de todo aquel escenario.

Que espectáculo tan exorbitante

Envolvió completamente mis sentidos

Hasta convertirlos en una miscelánea

Y deje de tener en claro

si seguir las nubes que se formaban en el horizonte lejano

o levantarme y lanzarme al socavón de mi franqueado andar.

Y aún continúo en el desasosiego de mis siguientes segundos.

Creo aspirarte tan densamente que podría seguir las nubes que conducen a tus pensamientos.

Pero estoy retenida por mi valiente remembranza.

Y aquí aún permanezco, distinguiendo los chubascos que van prosperando

Y escuchando el ruido del tren sobre el riel a toda marcha.

Solo vocalizando “aún tengo al sol para besar tu sombra”.

No hay comentarios: