Seguidores

viernes, 2 de mayo de 2008

Un día como hoy


Dibujé nuestras voces en la pared que me saluda cuando despierto

De un lado la mía interrogante,

Del otro la tuya burlándose.

Hoy permanecí sentada en mi cama al tocar mi puerta el alba

Tratando de recordar que había conquistado en mi figuración

Sabía que debía dejar de deslumbrar

Que debía levantarme ya

Pero mi almohada me llamaba, mis sabanas me aguantaban

Y decidí no moverme de ahí.

Quedé vislumbrando nuestras voces hasta el anochecer

Cuando me interrumpió el alcohol

Me invitó a dar unas vueltas por el placer de especular.

Me explicó que podía reflexionar sobre el momento en que ahogue las luces

Quizás no me sienta sola en el lugar

Podría figurar como apareces a mi lado

Y te acercas a mi espalda

Absorbiendo mi más tenue olor

Cuando florece mi emoción me pides que contenga la respiración

Y tus manos van de mi cuello hasta mi vientre

De mi dorso a mi pecho

Y reconozco tu gozo

Entregándome a tus caricias

Y comienzo a sentir tu aliento

Entre mi pecho, por mi ombligo,

Entre mi polución

Que frescos se sienten tus besos

Que atrevidos tus movimientos

Por ahora se acabó el alcohol, se acabó la especulación,

Me quedo con el sabor de unos besos imaginarios

Y unas caricias ficticias.

No hay comentarios: