Seguidores

miércoles, 4 de junio de 2008

Múltiples sonrisas



Perduré atada a sucias cadenas intocables

Con jirones mordidos por el tiempo

No exponía ni una expresión de dolor

Mantuve por largos minutos la respiración mientras era arrojada al vacío

Y nunca conseguí suplicar por clemencia,

Mantuve firme mi ideología.

Alba, crepúsculo, alba, crepúsculo,

Invierno, sol, invierno, sol

Silencio, gritos, silencio, gritos

Hasta que mi alter ego se pronunció

Emergió de lo más recóndito de mi esencia

Y entonces volví a pronunciar mi nombre

Y mí mirada solo quemaba por resarcimiento

Desate las cadenas que me oprimían

Y me encamine montaña arriba

Me acompañaban los cuervos que habitaban la zona

Y recorrí el largo camino de la libertad

Giré en torno al pantano acosado de cadáveres

Y justo cuando abrí las puertas de par en par

Los tiranos yacían en el piso embriagados

Y fue entonces cuando mi alter ego sugirió que el fuego causaba más dolor

O quizás degollarlos uno frente a otro

Pero entonces alguien más apareció

Y empujó a mi alter ego

No reconocí su aspecto

Pero cuando me di cuenta había amarrado a todos los tiranos

Y un instinto que va más allá de lo impuesto por la humanidad

Se rió mientras los tiranos despertaban

Y la resplandeciente luz de velas mostraba su patética realidad

Eran tres infelices…

Cada uno vomitaba más escarnios que el otro,

Y yo solo apreciaba a mi alter ego y a esta nueva entidad discutiendo

Iban de lado a lado tratando de imponerse

Y entonces por fin hubo decisión:

Dejarían un tirano para cada quien

Y fue entonces que mi alter ego circuló alrededor del más vulgar,

Lo tomó por las cadenas que le impedían moverse y lo llevó hasta el pantano que estaba en frente

Y bajo la luz de la luna le restregó cada cadáver producto de su inhumana alma

Y el infeliz lloraba, pedía perdón por sus acciones pasadas pero mi alter ego solo lo miraba sin sentir el más mínimo rocío de misericordia

Y lo empapo de un fuerte líquido

Mientras este se retorcía sobre esqueletos y entonces mi alter ego dio unos pasos

Y le concedió fuego y las llamas comenzaron a irrumpir

Y el tirano gritaba tan locuazmente que hasta los cuervos sintieron pena por él

Y ahí se consumió, junto a todos aquellos que él mismo había sacrificado

Quedé perpleja ante tal escena, pero fue entonces que la entidad que aún no reconocía me empujó adentro de la mansión, esta entidad prefirió el tirano más ególatra

El que reía sin razón.

Lo tomó por el cabello y lo empujó frente a su compañero

Mientras colocaba su pie sobre su cara le expresaba su repudio por ser pederasta

Y este gritaba que jamás sentiría arrepentimiento por el dolor ajeno

Y la entidad sonrió y le comunicó que en eso estaba de acuerdo

Desapareció por un momento, hasta que volvió con un baúl perteneciente al tirano

Yo no sabía que contenía pero en cuanto el tirano lo vio, el pánico se apodero de su mirada.

Fue entonces cuando la figura comenzó a sacar una serie de herramientas del baúl

Mientras le preguntaba al tirano si sentía algún aprecio por una de esas herramientas

Y el tirano por fin calló, por fin su sonrisa se desdibujo de su turbador rostro

Como no respondió la entidad tomó a la azar uno de los trastos del baúl

Parecía ser una gran cantidad de agujas manchadas por un oscuro color

Y comenzó a introducirlas debajo de cada una de sus uñas

De las manos paso a los pies y como este aún no confesaba arrepentimiento

Agrego dos agujas más en sus parpados

Y con lagrimas de sangre este decía que aún así recordaba los felices momentos en donde se apoderaba de infantes.

Y la entidad pareció enfurecer y tomo un par de pinzas

Para agarrar el miembro inferior del tirano y sin pensarlo dos veces

Tomó una afilada hacha y se lo desprendió

Y este gritaba de dolor y las lágrimas de sangre se incrementaron

Pero aun así no pedía perdón

Así que la entidad aún con las pinzas le abrió la boca de par en par y le introdujo su miembro escurrido de sangre

Mientras su garganta trataba de proteger su cuerpo

La entidad en pie le pregunto por última vez:

¿Te arrepientes de lo que le hiciste a inocentes?

Y el tirano lo negó con su cabeza así que la entidad tomó un hacha mayor y partió su cráneo en dos salpicando de sangre al último infeliz que quedaba vivo.

Y se dirigió hasta donde permanecíamos mi alter ego y yo con una ligera sensación de serenidad.

Y fue entonces cuando mi alter ego y la figura desconocida me miraron directo a los ojos. Me recordaban que quedaba un tirano

Pero no comprendía yo no quería hacer daño

Y ambos me empujaron, me golpearon y recordaron las torturas que había recibido de aquellos tres infelices

Así que con lágrimas en los ojos me levante del suelo, mientras escuchaba:

¡Sabes lo que debes hacer!

Y me dirigí hasta el ultimo infeliz, era este quien siempre me exclamaba vulgaridades mientras estaba atada.

Miré sus ojos fijamente porque nunca me había permitido hacerlo

Y trate de encontrar en ellos alguna especie de culpa

Pero su miedo era tan grande que olvidaba todo el daño que me fundó

Voltee mi rostro y observé como mi alter ego y la entidad desconocida esperaban mi actuación

También hicieron acto de presencia los cuervos que cada día desde el cielo observaban mi agravio

Y aún con lágrimas latentes tomé una de las botellas con las que se habían embriagado la noche anterior.

Y con toda la fuerza de mi ser lo golpee por la cabeza

Y cerré mis ojos y me encarnicé con él

Sentía como cada vidrio se introducía en su piel y grite fuerte para opacar su llanto

Hasta que la habitación fue sucumbida por un aterrador silencio

Y cuando abrí mis ojos, sola me vi

Ni mi alter ego ni la entidad desconocida estaban en el lugar, así que salí de la mansión en su búsqueda.

No lograba dar con ellos así que me senté junto a cristalino pozo

A esperar…

Y cuando quise reflejarme en el,

solo vi a mi alter ego y a la entidad anónima sonriendo: ¡estaban dentro de mí!

Giré a tratar de vislumbrar la mansión y el pantano

Y me di cuenta que solo me acompañaban los cuervos que me miraban fríamente,

Y me desplome sobre el lago,

Había estado sola en todo momento.

No hay comentarios: