Seguidores

lunes, 20 de octubre de 2008

Sujetos en la afonía de dos cuerpos


Al abrigo de las luces de velas rojas,

En un cuarto sumido en el olvido,

Lejos de todo lo que conocen,

Lejos de todo lo que saben;

El calor crece.

Dos cuerpos se entrelazan.

Están sedientos.

Solo respiran el mutuo aliento, solo escuchan los múltiples suspiros.

Todas las palabras que prenden el techo de fantasías.

Toda la descarga de ambición de esos besos entrecortados por tanta euforia.

El calor crece.

Reverdecen los jardines de sus almas.

Todo cobra vitalidad.

Se dilatan hasta el infinito.

Suben hasta el corazón del cielo y se dejan caer.

Parecen jugar con la creación

Y la creación parece entretenerse con la vistosidad de sus cuerpos, los inexorables besos que recorren cada centímetro de calor.

En cada rincón del cuerpo explotan sensaciones que liberan intensidad.

Se respira en esa atmósfera un aroma a piel joven,

A corazones agitados de tanta felicidad.

Y ahí se quedarán.
Serán primavera y verano, otoño y también invierno.

Serán dueños del tiempo, del espacio.

...Las velas ya titilan...

No hay comentarios: