Seguidores

sábado, 29 de noviembre de 2008

Desequilibrante mortal exquisito


Invitas a mis labios a apoderarme de los tuyos
Y cuando tu lengua acierta con la mía desenfrenas mi conciencia.

La eufórica vibración de tu rostro
El deleite del sabor de tu piel,
Y tus intensos ojos verdes vislumbrando mi apetencia por ti.

La delicia de tu lujuria convertida en besos aún se encuentra en la paleta de mis sabores,
La resplandeciente retentiva de tus palabras.

Espero toparme de nuevo con esos agraciados ojos acelerados
Y el exquisito sabor de esos fríos labios.

1 comentario:

José Ángel dijo...

Energico y apasionadamente provocativo esta el escrito. Mucha sensación que se vuelve tacto.

Un placr leerte!

Feliz año!

Un beso!