Seguidores

viernes, 7 de noviembre de 2008

Imperante sentimiento carnal


Continuaría al costado de mi cama si tus manos no se deslizaran por mis piernas,
Si tu boca no invadiera mi espalda

Y el colosal apetito sexual que conmueve cada centímetro de mi piel.
Te detienes,
Sujetas,
Arrebatas...

Sin una sola prenda que se interponga entre tu libido y mi resplandor.
Y la tenue luz que mima nuestros caprichos,
Adormece nuestra tensión.

No podría dejar de mirar tus facciones,
Tu dilatada placidez.
Hasta amanecer junto a declinantes poluciones,
La desfachatez del final de una dotada coalición,

El inmenso olor a victoria
Y la sensación de no quererte más allá de mi voz.

2 comentarios:

martin dijo...

veo mucha pasion desbordada por todo este blog,escribes muy bonito!!!
saludos

José Ángel dijo...

Sin palabras... Muy bueno!

NOS VEMOS!