Seguidores

sábado, 1 de noviembre de 2008

Realidad Incrustada en el Veneno


Deseo saber corazón latente:

¿Cómo aún te mantienes en mis lánguidas manos?
¿Cómo tú ultima gota besa mi piel sin mirar a mis ojos cargados de sentimientos?

Que impaciente espectáculo, el calor de tu vida desprendida,
El frío del adiós sin dicha.
Mi monotonía se transforma en un caudal imperioso, trato de recóbrate.

¡Oh corazón herido!,
¿Cómo te he hecho tanto daño?

No alejes tus suspiros.
Esta noche la lucidez no tiene frenos,
Debes permanecer con aliento para que sostengas mis débiles cimientos.

¡Bello corazón latente!
Resiste mis locuaces destellos,
Ríe de mi inocencia ingrata, saborea la ausencia de mi cordura,
Y si así lo quieres sepulta la libertad de mi criterio,
Pero por favor corazón desahuciado no dejes de latir a mi lado.

No hay comentarios: