Seguidores

viernes, 5 de junio de 2009

Cuerpos de mármol sobre camas de cristal


Permanecí el período necesario en el vientre de mi madre como para ahora estar empuñando estás palabras.
Ciertamente que mi pequeño cuerpo solitario llegó al mundo,
Innegable que siempre he arrastrado con ese sentimiento individualista innato que ocupa cada una de mis metas; y está de más decir que mi cuerpo en polvo se convertirá al ser abandonado por mi admirable alma...

Visualizo horizontes, y también cielos lívidos y siento extasiarme en ese ansia asfixiante de querer atravesar el corazón de aquél éter, que por su color y temperatura, se parece tanto a mí.
Vacío de vuelcos y colmado de cristales helados y filosos. Y siempre un susurro al corazón de mi alma me detiene.

Un murmullo casi imperceptible que cristaliza mis pupilas, todo mi cuerpo comienza a tambalear, mis labios se tornan pálidos, mis movimientos lánguidos por no concretar la mejor firma de actuar.
¡Es un alma en la que me reflejo, es indescriptible la sensación, la emoción que generan lágrimas entrecortadas, y miles de fantasías alojándose sobre mis hombros!

¿Y mi camino? ¿Y mi deseo del éter? mis pupilas expulsan hacia el aire burbujas que al explotar, dejan oír un gemido débil. Entiendo lo que dice, comprendo sus movimientos.
Y al caer al suelo levantan un muro de cristal en donde veo tu reflejo. Estás atrás de mí.

En este frío pabellón lograste alcanzar mi mirada, en este lunático mundo reflejaste mis miedos, mis alegrías, mis tristeza y mi irá. Pero, como en pesadillas, eres solo la proyección de mi alma envenenada, una proyección que se disipa cuando tus ojos dejan de mirar los míos y continúan otro camino, y de nuevo viene a mi toda esa ansiedad:

"Quien logró dar ojos a mi alma es quien ahora prueba la
Vista de los mismo al alejarse de mis pasos"

Dark Queen & Lucian

2 comentarios:

Lenin Márquez© dijo...

Está bello tu poema. Ganas de corporizar la escarcha de los días...

Saludos!!!

Omar dijo...

la alegoría es excelente. saludos.