Seguidores

viernes, 24 de julio de 2009

La plasticidad del umbral de mi animación


Me envuelves en la provocación de derribar la fachada de mi conciencia,
Tirar cuesta abajo las voces de mi ética;
Desaparecer las voces que mantienen mis impulsos lejos de cualquier deseo carnal.

Abrazos improvistos que manifiestan sexualidad, incrementando inclusive la imaginación de eternos albas con la consonancia de nuestras voces perdidas en alientos efusivos.

Algunos besos dibujados entre mi cuello y mi cabello que manipulan la tonalidad de mi rostro,
Dejándolo en armonía para tus labios.

Dejando que mis muslos estén en avenencia con tus manos,
La incandescencia del fervor de tu aliento entre cada uno de mis dedos.
Una o dos miradas traviesas que se impregnan en tu boca y se plasman en mi mente cuando tu lengua ya acaricia la mía.
Y ese calor que trasmites a mi travesura,
El poder de conectar un dulce beso con mi libido a punto de estallar,
La euforia de sutiles movimientos que comienzan en el roce de tus voluptuosos labios y culminan entre tu lengua y mis dientes.
El sabor de sueños físicos,
La intensidad de mi imaginación calibrada en dos cuerpos sin ataduras.
Encuéntrame en el punto exacto donde mi boca busca tu sabor.

1 comentario:

José Ángel Corona dijo...

Todo un viaje exquisito... Tus versos son como las caricias que manifiesta.

Nos vemos! Un beso!