Seguidores

jueves, 17 de marzo de 2011

Visita incierta


En las alturas me reconoce hasta el rocío extranjero,
Puedo mantenerte en la cuerda solo con cerrar tus ojos y apostarme en tu cuello.
Atrévete a vencer el derecho a la duda, cambia las cartas desgastadas, de promesas escritas en hielo, de frases al nivel del mar.
¿Qué puede ser de mi cuando se reservan las realidades alternas?, ¿qué puede ser de ti cuando confundes lámparas con luciérnagas?
Muere por segundos y me reseñas lo que el destino te dejó por defecto,
Muere por un segundo y grítale a la vida por un instante más de tus manos en mi cintura y tus dientes en mi pecho;
 Y cuando despiertes acaba con los sueños en que te encuentro, para así asegurar que no entraré en letargo con tu rostro y los abriré mientras te llamo aún saliendo del descanso inocente.
Ya he compartido con tu indiferencia y la torcedura de los hechos,
Consumiste la mitad de mi boca, y acompañé tu veneno en una larga noche prohibida, rebosada de arrepentimientos.
Me apego a tu felicidad programada y carnal, con sentimientos de paja, con valor de alma en pena.

No hay comentarios: