Seguidores

sábado, 21 de enero de 2012

Diagnostico: Ofuscación


Prefiero el resto de infierno que no te corresponde,
Así, con el fuego a mi favor, incineraré las palabras que sobran.
Esta noche ha venido el doctor, ha dicho que mi fiebre es producto de la perdida de inocencia. Se ha asustado al contemplar con su luz mis pupilas, exclamó literalmente “con esfuerzo logro ver: ¿a dónde se fueron las personas de tu reino?!”
Pasmada de visitas pedí a la luna que se diera la vuelta, hoy no puedo ir a jugar en sus cráteres.
Intercambié con algunas aves enjauladas las ganas de volar, recibí una cuota de paciencia, la disfrace en abrazos para aquellas personas que creen que “esperar” significa “toda la vida”.
Las calles citadinas se prestan para todo, es decir, ¿esos niños ya vinieron con el crack o fue un regalo de navidad? ¿Las prostitutas pagan con lágrimas? ¿Cuándo les quitaron a los gatos las ganas tener cuatro vidas?
Ciertamente, estoy confundida, iré por algo de café para intercambiar por ron, es increíble las cosas que se pueden cambiar con otras sombras ambulantes, ya tengo un dispensario de rocas, sombreros, pastillas, animales, cabezas, municiones, corazones y, ¡está aumentando la caja de almas!
Hace un poco de frío y las luciérnagas están trabajando en alguna discoteca, me vendrá bien cerrar los agujeros y abrazar intensamente a las ovejas que cuento antes de dormir,
Nos vemos del otro lado de sueño.

No hay comentarios: