Seguidores

viernes, 15 de marzo de 2013

La llamada



En medio del desorden de palabras, saludando a mi elocuencia y recordando sus cicatrices.
He llegado al fin del abanico de mis ofertas para “hacer vidas mejores”.
He quebrado en el intento de satisfacer mi ánimo por exigencias de otros espíritus.
Mis ojos ya no quieren ser el reflejo de sueños ajenos, mi corazón ya no quiere latir con sonrisas de terceros.
¿Qué quiero?
Una inmensa sensación de articulación en el universo,
Unos brazos que ahuyenten el frío y que estén preparados por si tambaleo,
Responder a mi llamado, incluso en esos momentos de jadeantes susurros.
Pretender que todos los sentidos estén sobre mí mientras me hacen el amor, pero también lo estén al vaciar el día en cuentos incoherentes y atropellados unos por otros.
Ya no quiero estar en una dimensión paralela,
Ni en el lado oscuro de la luna inventando palabras de confort, para cuando vengan a mí, simplemente ser una boca sanadora, unas manos que satisfacen y una voz que acaricia. Para luego continuar acá, en este silente lugar, esperando un nuevo llamado.
Simplemente ya no quiero ser quien responde, quiero ser a quien responden….
….La utopía de estos mareados días….

3 comentarios:

Darko Wiggin dijo...

Bonita auto-declaración de intenciones
Nada mejor que intentar que se cunmpla y empezar a trazar un camino que resulte más cómodo andar porque al final lo merecemos

Dark Queen dijo...

Gracias! ciertamente fue una auto-declaración y apuesto porque se cumpla

Dark Queen dijo...

Gracias! ciertamente fue una auto-declaración y apuesto porque se cumpla