Seguidores

lunes, 23 de marzo de 2015

Entre fantasmas

En silencio busco luciérnagas para que me ayuden a mantener distantes los fantasmas de tu pasado. A veces son grandes y pesados, otras hacen sonidos que no me dejan dormir... Se burlan de mis besos inocentes, de mis promesas ya escuchadas.

Las sombras que te acompañan realmente me desconciertan, están bajo la alfombra, dentro de los zapatos, en el closet, en los álbum de fotos viejas.

Y cuando quiero gritarles me vuelvo a ti buscando una sonrisa de confianza, un abrazo que salude mis pulmones.

En pocos minutos vuelve de nuevo nuestra burbuja de sonrisas, nuestros confort en nuestra humilde compañía. Te acercas para seguir mi corriente sanguínea desde el corazón y vas alimentando tu lengua en el roce con mi piel.

Las sombras que nos siguen explotan en mil pedazos al contemplar cómo nuestros cuerpos se vuelven uno -esos momentos en que creo poseerte y tu te convences de ello- la libertad de nuestras almas es tan imponente que ni con el más bello encanto estarán estáticas.

 En el silencio de medianoche comprendo que tu respiración continua en sintonía con mi exhalación. Tus anteriores escenarios prepararon el nuestro. Con imperfectos y suspiros, pero con esos mágicos deseos de sentir que -eres tú- quien me acompaña, soy yo quien te escucha, eres tu quien abraza mis pasos, -soy yo- para tus segundos. Juntos hasta que nos queden sonrisas.