Seguidores

viernes, 15 de mayo de 2009

Confrontando mi aurora boreal


A lo lejos podía escuchar el murmurar de las aves en medio de la hibrida brisa
Parecía en un estado de despersonalización
Trataba de enfocarme en un punto en la verde prominencia pero sin darme cuenta parecía tener la mirada disipada entre los colores que formaban las gotas de la lluvia pasajera y los ligeros rayos de luz.

Las palabras comenzaban a dormir antes de poder salir de mi boca,
Enmudeciendo también mis pensamientos,
Miles de ideas y sentimientos sobrevolando entre mi cabello,
Solo podía limitar a observarlos sin particularizar alguno.

Mantuve la misma posición por un lapso extendido,
Hasta que sentí que en mis pulmones ya había un tercio de impávidos suspiros.

Volví a mi aislamiento cotidiano,
A la clausura de exteriorizar cualquier estado anímico sentido, quizás por temor, tal vez por recelo.

Solo podía imaginar al ser tangible que había cortado la cuerda por la que traba transitar; el mismo que exhaló sobre la creación de mi mundo temporal,
De mi seguridad estacional.

Trataba de recordar las líneas que le disponía a mi “Yo”.
Mis conclusiones resultaron subjetivas, incorpóreas:
¿Comprender – Aceptar – Actuar?

Podría ser verdad:
“Trascender individualmente antes de tan solo poder mirar el contorno de otros ojos para exclamar algún fragmentario escape del alma”. ¿Lo será?

¿Lo será?
..¿Lo será?...


(Afonía)
Llevaba parte de mis pensamientos coordinados,
Pero me contuve frenéticamente al tratar de explicarme como es que,
No solo pienso en la trasformación de mi visión y en el cambio de mis paradigmas,
Sino que, aunado a esto, no podía dejar de retener en mis reminiscencias a quien desnudo mi alma.

Es aún peor de lo que creí, todavía no consigo respuesta de ello,
Y es por ello que llevo conmigo perplejas dudas acerca de mi transitar y de mi actual actuar.

Desfigurar mi cuerpo material en estrellas titilantes a punto de explotar,
Observar mis ojos como pequeños luceros que ya no guían mi andar.

Desde que mi mundo quedó en partículas que vuelan en el viento no encuentro la manera de llevar mis pasos sin detenerme en este camino sin vuelta a atrás;
Camino transitado en un solo sentido:

“Y ahora vienes y recalcas que debo desprenderme de la cotidianeidad y crear mi camino entre los bosques acariciados por astros”

Es aquí en donde comienza mi ansiedad:

Viajaré siempre acompañaba por una forma evaporizada que juega entre las nubes sobre la cual se posa la luna; camina entre la faz de la luz y la oscuridad y yo aquí abajo debo calcular que acción tomar.
Vigilar si, en este viaje visible misántropo, puedo llegar a encontrar con tus manos.

Pero todo se vuelve abstracto,
¿Como poder saber si sigo tu corazón para mi libertad o si lo sigo porque deseo dormir con la melodía de sus pálpitos?

¿Cómo reconocer si vienes cada noche a mis sueños porque conseguiste la puerta de entrada a mi alma o solo porque eres un transeúnte que apoya mis pasos hasta la libertad que se disponga para mí?

De igual manera continuo en esta noche constate oscura, en esta noche a la que sometiste mis ojos al posible éxito de mi vuelo universal.

lunes, 11 de mayo de 2009

La ruptura de mi argumento


Ven he instruye mi cuerpo a tus universales roces,
Revela la intensidad de tus palabras a mi cuerpo,
Concédeme un instante en que pueda viajar por tu sonrisa.

Danzaré de sueño en fantasía sintiendo tu existencialismo en mis caderas.
Un paseo por mis secretos,
Un recuento de aquello que moja tus sabanas y quiebra mi aliento

Libérame del espejismo que me acoge
Despójame de las ataduras que consumen mi alma,
Y muéstrame el sol luego de haber extenuado mi cuerpo frente a la luna.

Mi sangre podría ser un tesoro para tus victorias
Mi poder, una antorcha para tus días grises
La fuerza de mi ser encausada en la dirección de tus sentidos.

Quebrantando mi silencio encontrarás un mundo insaciable,
El orbe en que despertarás cada día,
Serás el ímpetu de mis andazas.

He construido un inmenso sol para tu pecho
He dibujado estrellas con tu nombre
Y me he convertido en el astro más agraciado para tus necesidades.