Seguidores

viernes, 24 de julio de 2009

La plasticidad del umbral de mi animación


Me envuelves en la provocación de derribar la fachada de mi conciencia,
Tirar cuesta abajo las voces de mi ética;
Desaparecer las voces que mantienen mis impulsos lejos de cualquier deseo carnal.

Abrazos improvistos que manifiestan sexualidad, incrementando inclusive la imaginación de eternos albas con la consonancia de nuestras voces perdidas en alientos efusivos.

Algunos besos dibujados entre mi cuello y mi cabello que manipulan la tonalidad de mi rostro,
Dejándolo en armonía para tus labios.

Dejando que mis muslos estén en avenencia con tus manos,
La incandescencia del fervor de tu aliento entre cada uno de mis dedos.
Una o dos miradas traviesas que se impregnan en tu boca y se plasman en mi mente cuando tu lengua ya acaricia la mía.
Y ese calor que trasmites a mi travesura,
El poder de conectar un dulce beso con mi libido a punto de estallar,
La euforia de sutiles movimientos que comienzan en el roce de tus voluptuosos labios y culminan entre tu lengua y mis dientes.
El sabor de sueños físicos,
La intensidad de mi imaginación calibrada en dos cuerpos sin ataduras.
Encuéntrame en el punto exacto donde mi boca busca tu sabor.

martes, 14 de julio de 2009

Entre tu mundo y mis sueños












Logré fusionar cada uno de mis sueños,
conseguí todas las herramientas necesarias para colorear tu sonrisa.
Solo debes contarle al viento tus fantasías para que lleguen a mí en una oleada de emociones.

Tu cielo lo dibujaré a la altura de mis ojos para contemplarte en cada alba hipnotizante,
La tierra por la que caminarás tendrá el color de mi corazón y los bosque por los que viajarás poseerán el aroma de mis más intensas sensaciones.
Dibujaré un sol especial para tu piel, un sol tornasol que te alumbrará aún bajo tierra.

Y la luna para tus palabras tendrá el tacto de mis caricias.
También construiré un inmenso océano para que evoques tus deseos,
Frondosas montañas que cubran tu caminar cansado,
Poderosos relámpagos que acompañen tus gritos cuando te sientas derrotado e impenetrable nubes que jueguen con tu visión.

Una grata pradera para que recuerdes, una fogata que de calor a tus mejillas tensas.
La compañía de centenares de sombras a las cuales podrás darle nombre y color.

Forjaré tu respiración para cuando viaje en tu dirección en forma de sutiles gotas, en la melancolía de la brisa que arropará los días grises para que exista un equilibrio entre tu vida y mis días.

Convertirme en la llama de las estrellas extintas, en la lava del volcán de tus pesadillas.
Te mostraré el horizonte de mis lágrimas al reflejar el cielo en el mar.
Y podrás venir a mi cada vez que tu corazón agite tu garganta y así convertirnos el mundo que construiré para ti, ese mundo que nos resguardará de la flagelante realidad.