Seguidores

viernes, 22 de julio de 2016

Pretenciosa

Casi como el ultimo sorbo de esta botella…
-Así es ella-
 La observo mientras la llevo a mi boca y poco a poco veo como se desvanece hasta desaparecer…
                                 Yo me la quedo en los labios, -saboreándola-.

Y cierro los ojos y la imagino junto a mí:
 Con su hermosa sonrisa
¡que me para los pelos de punta!,
Con su engañosa picara mirada.

Quiero salir a buscarla,
 Tomarla del cuello a la cintura,
Despeinar su cabello,
Unir mis labios a su piel durazno…
Aspirando con más intensidad su olor,
 Besando sus pies fríos,

Celebrando en sus curvas mientras ella a carcajadas me pide que la bese toda, me entrega su espalda y cierra sus ojos.

Y luego que vuelve mi alma al cuerpo, se levanta corriendo pidiendo que le lea un poema, corre más lejos y busca unas cervezas, y me pide que le lea con más fuerza: las hojas de los libros se convierten en hojas de árbol recién caídas y nosotros pasamos de una habitación a un bosque llamado “verde”.

Me pide que no vaya al trabajo,
Que deje el celular a un lado,
Que me olvide de mis amigos y conocidos,
Que sea solo de ella y para ella.


…Al fin de cuentas sigo aquí esperando que desvíe la mirada y volteé a verme, que suene el teléfono, que entre un mensaje de texto, que suene la notificación del Facebook, que aparezca ella.



domingo, 10 de julio de 2016

Inconsciente al aire

No tengo miedo,
... el miedo me tiene a mi!

Donde explota la lluvia

          ¿Qué podría pensar de ti?
         ¿Qué podrías causar en mí?
-Podría pensar que conozco esa mirada de tristeza-
Esas ideas dando vueltas en la cabeza día a día.
                  
                     Pensar que…
Me identifico con tus mañanas descoloridas, con las cortinas de tu mente entreabiertas para que solo entren algunos rayos de luz – lo necesario para bailar el día- y continuar la vida que parece desprolija.
…Y yo que conozco bien la soledad, arde.
                   
                        Causar en mí…
Es algo parecido a la intranquilidad,
Como un ave herida en una rama alta al que solo puedes ver y gritar palabras de sustento.
“No puedes mirar adelante porque estás mirando los recuerdos de cuando fuiste feliz” –Recuerdos-
                      
                            Pienso/ siento…
Que estás ausente en mis sonrisas, que estoy ausente en las tuyas
Y yo que siempre trato de comprender, comprendo que tengo miedo.

“Tengo miedo” es así.

Y como un gesto de amabilidad mutua,
-Partiendo de tu enfoque interior-
No debo incitar tus sentimientos, debo manejar los míos.

Confío en ti: sé que sabes que hacer
Lamento mucho – profundamente- nuestras disparejas sintonías,
Pero,
Siempre tendré una sonrisa para ti,

                                      Miraré el atardecer.