Seguidores

sábado, 29 de noviembre de 2008

Tentaciones voraces


Poseo un brillante manojo de estímulos para ti,
Un caudal de olores que te introducirán en cada uno de mis deseos,
Un torrente de sabores que te seguirán hasta en sueños.

Tus sentidos pueden estremecerse en una excitante muestra de cada uno de ellos.
Puede ser suave como la brisa en la que te alojas mientras esperas mi llegada,
Fuerte como el sol cuando lo miras de frente.

No sentirás ni frío ni calor,
Ni dudas o vacilación.
Solo querrás más degustación.

Desequilibrante mortal exquisito


Invitas a mis labios a apoderarme de los tuyos
Y cuando tu lengua acierta con la mía desenfrenas mi conciencia.

La eufórica vibración de tu rostro
El deleite del sabor de tu piel,
Y tus intensos ojos verdes vislumbrando mi apetencia por ti.

La delicia de tu lujuria convertida en besos aún se encuentra en la paleta de mis sabores,
La resplandeciente retentiva de tus palabras.

Espero toparme de nuevo con esos agraciados ojos acelerados
Y el exquisito sabor de esos fríos labios.

martes, 18 de noviembre de 2008

En la umbría de una fría calle


No solo tu alma debe tomar asiento en la ostentación de la espera,
No solo tu presencia física debe verse embargada por la ansiedad de partir en mi búsqueda.

Subsisto en este jardín porque la brisa que flamea tu cabello llega a mis mojados pétalos
Y el sol que refleja mi sombra susurra cada día a tu ventana.
Y cuando todo el mundo deja de cuchichear percibo exiguamente tu respiración.

No temo mirarte, temo no encontrarte,
Marchitarme antes de que la distancia se limite a nuestros susurros.

Embelesas mis palpitaciones con tu existencia,
La efectividad del avasallamiento de mi melancolía,
El perfecto tesoro de mi silencio.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Imperante sentimiento carnal


Continuaría al costado de mi cama si tus manos no se deslizaran por mis piernas,
Si tu boca no invadiera mi espalda

Y el colosal apetito sexual que conmueve cada centímetro de mi piel.
Te detienes,
Sujetas,
Arrebatas...

Sin una sola prenda que se interponga entre tu libido y mi resplandor.
Y la tenue luz que mima nuestros caprichos,
Adormece nuestra tensión.

No podría dejar de mirar tus facciones,
Tu dilatada placidez.
Hasta amanecer junto a declinantes poluciones,
La desfachatez del final de una dotada coalición,

El inmenso olor a victoria
Y la sensación de no quererte más allá de mi voz.

Infinito signo de impulsos traslucidos


Investigo tu delirio,
Analizo tu manía.
Lógico umbral grotesco, sombreado.

Emigrante del espejo te espero con la palidez del cielo.
No apresures la melodía de tu bandoneón
Mejor seduce las melancólicas notas del tango.

Crudos son tus besos, estampados en mis sienes en forma de obsequio.
Mis reminiscencias te entrego fantasma de luciérnagas.

Moribunda mi mirada,
Las visiones de tu orgullo,
Las visitas a tu almohada.

Vampiro encantador sobre mi pecho te encuentras sin perdonar ni un error.
Aquí y ahora,
Eres la única imagen de mi inspiración.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Realidad Incrustada en el Veneno


Deseo saber corazón latente:

¿Cómo aún te mantienes en mis lánguidas manos?
¿Cómo tú ultima gota besa mi piel sin mirar a mis ojos cargados de sentimientos?

Que impaciente espectáculo, el calor de tu vida desprendida,
El frío del adiós sin dicha.
Mi monotonía se transforma en un caudal imperioso, trato de recóbrate.

¡Oh corazón herido!,
¿Cómo te he hecho tanto daño?

No alejes tus suspiros.
Esta noche la lucidez no tiene frenos,
Debes permanecer con aliento para que sostengas mis débiles cimientos.

¡Bello corazón latente!
Resiste mis locuaces destellos,
Ríe de mi inocencia ingrata, saborea la ausencia de mi cordura,
Y si así lo quieres sepulta la libertad de mi criterio,
Pero por favor corazón desahuciado no dejes de latir a mi lado.

Si es que la suerte existe…


Bogando entre el esparzo de mi desconcierto
Vislumbre el delta de tu verdad.
Estaba encubierta con excusas
Los pretextos gateaban por todo el lugar.

Mi cuerpo pareció deshumanizado,
Mi rostro, una mascara inexpresiva
Y mis pulmones enfermaron consumiendo el agua que podían tomar desde su comarca.

En el momento en que sentía de nuevo la brisa exuberante,
Apareció “Ella” cubriendo tu cintura.
Sosteniendo tus manos,
Y le cedías sonrisas, ofuscabas con la vuelta de su presencia.

Mis pupilas deslucieron,
Y me entregué a la penumbra de mirarte fuera del lugar.

Solté los remos de mi confusión
Y permanecí observándote
Bajo lluvia, bajo sol, bajo estrellas, bajo dolor.

Y tu rostro giró ¡Mi mirada logró penetrar tu muralla!
Y tu delta tambaleó;
Tus excusas se escondieron tras el tiempo
Y tu cobardía se mostró en su mejor expresión.

Tu inmadures era una incesante verborrea, y llamaba a tus mentiras a embestirme.
No pudiste controlar tu realidad y te proyectaste fuera de mi visión.

Y el aliento comenzó a congratular mi seco pecho
Ya no habrá pena ni ramalazo por tus vacías palabras.

Triste iluso,
Trataste de enturbiar mi bienestar por tus errores,
Tus dudas solo arremetían contra mi seguridad.

Minúsculo ser individualista,
Fue tu actitud la que acabó con nuestros días, no mi fantasía por seguir en el mismo lugar.

Y por el mismo camino por el que te marchas ahora con tu karma,
Te veré volver desplomado por un nuevo engaño.
Suerte con la fatalidad de tu inseguridad y el disfraz que llevas de la mano y dices amar.

En el baúl del olvido


La voluptuosa idea de no recordar tu fisonomía
Adormece mi vigilia.

En mis sabanas existe una trascendental exaltación por besarte e interviene cada vez que ahogo las luces.

No acaba mi deleite, por lo que fue tu compañía
No desaparece mi ilusión por tentar tu sombra nuevamente.

Mis brazos continúan abiertos,
Mi expectación intransmutable.

Aún así,
Cada día refrendo que debo conferir mis lágrimas al baúl de nuestro escarmiento.
En un pergamino, juraré sofocar tu calificativo;
Lo sellaré con uno de los tantos besos con los que adornaba tu cuello
Y terminaré de quitar la venda de mis ojos.
¿Acaso sangrarán cuando lo haga?

Virtualmente si,
Se habían acostumbrado a seguir a mi sentido auditivo cuando escuchaba el latir de tu corazón.

lunes, 20 de octubre de 2008

...Solo Soy...


Con movimientos sosegados exhorto tu pasión,

Sobre ti mis piernas se balancean efusivamente.

Tu lengua va más allá de mi cuerpo, por mis hombros,

Devastando todas mis dudas.

Y me entrego en un instante a tu aliento,

No percibo más que tu rostro desbordado de placer.

De tus dientes mordiendo tus labios en cada inclinación.

Y la radiante luz de la luna sobre los relieves de nuestros cuerpos,

Se acoplan a los gemidos que se expanden fuera de control.

Y sobre mi repites que soy perfectamente tu sugestión.

Cabalmente tu exaltación,

Extrañamente solo una pieza de tu cuerpo,

Una contorsión de tus fantasías.

Sujetos en la afonía de dos cuerpos


Al abrigo de las luces de velas rojas,

En un cuarto sumido en el olvido,

Lejos de todo lo que conocen,

Lejos de todo lo que saben;

El calor crece.

Dos cuerpos se entrelazan.

Están sedientos.

Solo respiran el mutuo aliento, solo escuchan los múltiples suspiros.

Todas las palabras que prenden el techo de fantasías.

Toda la descarga de ambición de esos besos entrecortados por tanta euforia.

El calor crece.

Reverdecen los jardines de sus almas.

Todo cobra vitalidad.

Se dilatan hasta el infinito.

Suben hasta el corazón del cielo y se dejan caer.

Parecen jugar con la creación

Y la creación parece entretenerse con la vistosidad de sus cuerpos, los inexorables besos que recorren cada centímetro de calor.

En cada rincón del cuerpo explotan sensaciones que liberan intensidad.

Se respira en esa atmósfera un aroma a piel joven,

A corazones agitados de tanta felicidad.

Y ahí se quedarán.
Serán primavera y verano, otoño y también invierno.

Serán dueños del tiempo, del espacio.

...Las velas ya titilan...

jueves, 16 de octubre de 2008

Solo una despedida


Continuaba observando por la ventana,
Observando las luces que se difuminaban a cientos de kilómetros,
Caía una lluvia suave, un aire espeso.

Tus palabras provenían de la cama,
Mi melancolía de tus ojos,
Pasé a perderme en la sencillez de tu sonrisa.

Podía abrazarte hasta el alba creciente y aún así mis brazos no pedirían tregua con el descanso.

Es un tanto impreciso todo lo demás,
Solo se confirmaba el hecho de la pasión,
Y el disfrute de la compañía como en muchos años.

Podía vacilar ante tu jugueteo pero jamás a la manera en que tu mirada me envolvía.

Y vino la neblina,
Acabó con la fortaleza,
Estaba realmente asustada, no sabía que podía hacer sin tus manos, sin tu resguardo.

Aún así seguía escuchando tus melodías, cada una de aquellas que escuchamos juntos:
Con tu mano sobre la mía, con tus labios juntos a los míos, tus brazos sosteniendo mi cintura, tu libido derramándose por mi cuerpo…

Abrí los ojos
Te habías marchado,
Aún somnolienta jugaba a recordar tu rostro diciéndome que algo debía morir,
¿Algo?
Mientras buscaba ese “algo” para ayudarte a destrozarlo me topé con una inmensa piedra,
Destrocé mis rodillas con la caída, a gritos repetía tu nombre
¿A dónde te fuiste que no veo tu sombra?

No se si por suerte o por desgracia encontré un pequeño lago,
Limpiaba cada gota de sangre que emergía de mí ser,
Y fue cuando vi marchar un ejército hacia mi lucidez…

Y la ira destrozó mi garganta,
Mis puños buscaban tu dirección,
Dejaba mi inspiración transitar y solo veía tus entrañas bajo mis pies.
Jugaste a timar, secuestraron tu verdad.

Invadida por la miseria de las circunstancias
Me encaminé en tu búsqueda,
A mi lado una empuñadura, de la otra una daga para jamás tener que ver nuevamente tus ojos.

Pero la providencia veló por tu cuerpo,
El cielo irrumpió mis pasos.

Y me abatí bajo la persistente tormenta,
Poco a poco se generaba una nota que me decía
“En verdad lo amas”, en verdad los amas
En verdad me estaba enamorando…
Y que me lleve el infierno de Osiris si miento.

Ahora palidezco cada vez que recuerdo menuda experiencia.
No me arrepiento ni por un segundo de haberme topado con tus pasos.
Quizás en otra vida pueda aniquilarte, destriparte, degollarte, y jugar a maquillarme con tu sangre.
Pero en esta, ahora, solo deseo que tu sonrisa continué, que tus planes funcionen y que la veracidad se adueñe de nuevo de tu vida.

Eres totalmente misántropo,
“eres mi espíritu con báculo”
Un sueño constante de morir desgarrándonos ambos.

Y que el tiempo te borre mis palabras, pero nunca mis marcas.

martes, 7 de octubre de 2008

Comenzando el final


El persistente reflejo de lo que creo ser y de lo que creía que eras.
El reflejo en las palpables marcas que dejé en tu cuerpo.
Y tu espalda me brinda esos colores púrpuras de lo que mi lengua junto a mis dientes hicieron a tu blanca piel.

Y no queda nada en el baúl del mañana,
Te llevaste todas las palabras y solo dejaste un cuarto abarrotado de silencio.

Es que me dejaste abandonada en la esquina de mi vida,
Es que te me perdiste sin anunciar despedida.

¿Por qué sucedió?

Solo son ecos que perturban mis sueños, acribillan mi imaginación y atentan contra mi atención.

Debería secarse el río de donde emergen todas las lágrimas en tu nombre.

En secreto


Vamos, dime que también tus recuerdos te han perturbado.
Que también te han cortado la respiración en breves instantes misántropos,
Y que el cielo se te ha trasfigurado en alguna de las noches que has mirado por tu ventana.

Es que esos abrazos parecían un torrente alucinógeno de equilibrio
Una pista de que siempre estaríamos juntos.

Y que me dices de esos besos que evocaban tanta pasión,
En donde nuestras lenguas entrelazadas sentían el predominio de la excitación,
Y sabías cuando parar; cuando seguir hasta el final.

Siempre repetías que había más,
Más de ti, más de mí, más de ambos en la soledad.

No he podido marchitarte,
Mis lágrimas aún mantienen vivo tu recuerdo,
Tus palabras y los constantes sentimientos que generabas en mí.
Solo dime que te ha pasado por lo menos la mitad que a mí…

La lejanía de pasos


Me encantaría resumir mis sentimientos en dos palabras antes de que te marches de nuevo.
No se si te alejaste al mar o al cielo,
No encuentro tu olor en ningún lado.

Esquivaste las fauces de mis lágrimas
Y sellaste mis ganas de buscarte.


Juegas a no encontrarme,
Vacilas de oír mi voz
Y todo aquello que se pierde mientras te sueño,
Todo aquello que se pierde mientras te espero.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Fantasía


Loas a la sugestiva forma de tu cuerpo
Agasajos por tu forma de tomarme
El mas recóndito elemento de mi ser palidece ante tus besos

Ondeantes caricias te regalo y perplejos abrazos indiscretos que realzan
Tu efusión

Mientras cierro mis ojos y me entrego a la ambición de tu boca
Mis sentidos se agudizan y se aferran al roce de mi ropa desprendida por tus manos
Y menudamente comienzo a sentir el calor de tu cuerpo.

Ya mis pies danzan sobre la lujuria de tu voz
Ya mis oídos no escuchan nada más que tus sonidos
Mis ojos solo retienen la figura de tus pupilas sobre mi cuerpo
Y mi voz solo repite tu nombre

Me llevas a una exacerbación total
Se evapora el espacio, desaparece el entorno
Solos tú y yo en cándidos movimientos

Mis muslos no aguantan tanta exaltación
Mis caderas solo ceden a tus pretensiones
Y mi pecho es un umbral para tus bordes

Y mientras tambaleo por la fina línea del éxtasis
Despierto enaltecida y comprendo que todo es un ensueño
Y estás a mil cuerpos del mío.

Te requiero


Sígueme en esta fantasía de excesos,
Quizás no exista un mañana para ambos, quizás nos derrotemos en cuerpo y alma.

Acompaña mis sueños más secretos en este lúgubre día
Donde no cantan las aves ni brilla el arco iris.

Mi mundo se abre ante puertas desconocidas,
Mi voluntad se está adormeciendo en este encierro.

Recoge mi tentación y conviértete en el dueño de estas horribles figuras.

Prometo regalarte mis más fuertes deseos,
Te aseguro que mis pasos solo volaran tras los tuyos y mi sonrisa solo será para tu mirada.

Solo condúceme este gris día sin promesas de futuro.

Original deseo entresueño


Puedo ver en tus ojos la candidez de las circunstancias
Tus manos adquieren un ligero movimiento exacerbado
Y tu mirada va de arriba abajo, perdida, disipada

Y no puedo contener el jugueteo de mi sonrisa
¿Tienes miedo?,
- te pregunto -
Y respondes con una trivial respuesta entrecortada

Pero tu hálito te delata,
Solo quieres que suceda.

Y continúo retozando con tus nervios
Eres trascendentalmente inocente
Aunque lo ocultes con tu apariencia y lo oscurezcas con tu orgullo

Que suaves te resultan mis caricias
Que mímicas tan elocuentes manifiestas cuando me acerco a tu cuello

Y tomas mi cabello y te entretienes con el
Mientras dejas que mis manos intuyan tu ropa

Y poco a poco vas cediendo al instante,
Detenidamente vas buscando mis labios
Tu deseo se incrementa conforme vas sintiendo cada curvatura de mi cuerpo

Y en un segundo estas sobre mi sin importar tu inexperiencia
Y reiteras tu apetito por mi vehemente libido

No especulas en inhibirme de mi ropa
Y te divierte mi risa, te excitan los susurros de mi delgada voz

Cuando induces que estamos en un estado abundante de avidez
Te distraes de mi cintura y me miras irremediablemente

Pero mi sonrisa te da sosiego
Y solo dejas que me poce sobre ti y te cubra con mi adhesión

Cierras los ojos y dejas que mis tactos aclamen por más

…Y así perfecta unión carnal…

Tu primera sensación,
mi primer estremecimiento bajo tu cuerpo.

Angustia birideccional


¡Que hay detrás de tus pupilas?
-Me cuestionan tus latidos-
¿Qué hay detrás de tus ideas?
En ese abismo de colores enfermizos ¿Qué pájaros vuelan?
¿Qué cánticos adormecen tu furia?
-Repetían tus labios tangibles y perfectos-

Y te decía:
¿Para que tu exquisito Ser desea saber el sepulcro de mis ideas?

Para seguir tus pasos en la niebla
-Susurrabas-

Y yo añoraba tu silencio
Y reía de tu presencia

Exquisitas dudas que aniquilas
Banquete fantasmagórico de elogios
Yo arrastrada por preguntas, tu ahogado en respuestas.

Sistemático suspiro de un día sin brillo


Reflejo: reacción involuntaria y espontánea.
Acción no aprendida que expulsa inocuos lamentos.
Mi pecado revelado en tus años.
.
Esqueleto: columna vertebral de andanzas.
Bosquejo bizarro de mi pasado incontrolado.
Fortaleza de la metamorfosis de mi soñar.

Tentativo: experimento de mi fluido sentido.
Prueba de mi tolerancia a tus miedos.
Tacto a lo recóndito de tus limitadas respuestas.

Espeso: denso y opaco camino,
Niebla que ataca mi raciocinio, especulación del futuro.
Recio espíritu.

Amante: primer paso de mi éxtasis, culminación de mi deseo.
Acompañante nocturno, imploración de mis instintos.
Amor de la nada, venganza de mi orgullo.

Alma vigorosa, reflejo de mis días, esqueleto que se posa junto a mi cama,
Tentativo ser melancólico;
Espeso amante eternamente hipnótico.
Constelación efímera de mi pálida realidad.

Analogía


Mis ideas murmuran al ocaso y aún me pregunto ¿que significa esto?
Mis pupilas se mantienen ardientes como círculos de fuego entre lagos de miedos y peces que vuelan entre el rojo cielo;
¿Será que tengo lo que sueño y aun no lo siento?
O tal vez caí en la trampa de la poesía, de idealizar sensaciones, sentimientos, y no sentirme nunca completa cuando las siento porque no son lo que esperaba...

Y a quien engaño cuando grito al infierno que la soledad me sosteniente, si solo es un espejo donde mis ojos se pierden cuando mis manos vagan y las caricias están ausentes como están ausentes las esperanzas en los manicomios.

Nunca camines por mi orgullo ni retes mi destino, tan solo baja la guardia cuando mi mirar se desvanezca por el color de tus palabras.

Solo bastaría con la seguridad de una caricia y el consuelo de la verdad;
Para que engañarnos bajo sabanas y gritarlo entre espaldas si ambos sabemos que los mundos entre esferas se destruyen con roces de lágrimas del viento.
A medianoche nos bañaremos entre el menguar de la luna y sin un solo sonido recordaras hasta el ultimo detalle de tenues agasajos que vivirán en la casa de tu mente junto a la ventana que da a los secretos de tu noche;
Y aun te preguntaras si la filia del mar es tan grande por el cielo que por mas que emerja solo llega a limitarse a un horizonte vació...

jueves, 14 de agosto de 2008

Avidez por tu ser


Algunas veces desprendo mi emoción

Voy despacio absorbiendo tu atención

Te eternizas en mi instintiva recreación,

Superas mi conmoción

Mi picardía sujeta tu curiosidad,

Y dejan de ser suficientes transitorios besos

Ya tus manos no agasajan mis mejillas

Se desprenden para sostener mi dorso

Y los transitorios besos pasan a ceder espacio a un intenso embeleso

Tus afanosos brazos me elevan del suelo

Y me dejas caer sobre la suave seda

La embriaguez que generas en mi cuerpo casi aniquila mi respuesta

En una oleada de deseo se encuentran húmedos tactos

Cada movimiento que haces son flagelaciones de exaltación

Pierdo el sustento de la realidad

Caes vencido ante mis virtudes

Y vacilo de una pausa

Mis ojos se abren luego de un estado de enajenación

Escuchas de nuevo mi voz

Y el eco de mis gemidos

Enaltecen tu pasión

El tiempo se desvanece cuando tu cuerpo contrae el mío a tu interior

Y un inmenso sentimiento de unión me mantiene subyacente a tu mirada

Eres una adicción aun sin ostentarte

Aun así…

Siempre puedo danzar sobre el aire de mi ambición.

miércoles, 6 de agosto de 2008

Portentosa sugestión


Mientras mis ojos permanecían sellados,

Me preguntaba si en verdad valdría la pena mantenerte alojado en mis eternos pensamientos,

Si en verdad podría conseguir animar mi espíritu junto a ti.

Sonreí,

Me recreaba acogiendo constantes imágenes

En todas estabas tú.

En ninguna dejaba de sonreír.

Soñé,

Fantasías abstractas se hicieron presentes

Debía responder preguntas que no comprendía,

Señalar objetos que iban emergiendo

Advertí,

Todo aquel producto de mi imaginación giraba en torno a mis pasadas preguntas.

Y

Me sorprendí…

Eres más dentro de mí de lo que creí,

Construiste un colosal mural en mis deseos

Y un profundo ficticio recuerdo de estar en tus brazos.

domingo, 15 de junio de 2008

Irónica sensación


Sin pensarlo aborde el aire,

Única sensación ostensible en sueños

Podía llegar al cielo sin contrariedades

Podía levantar mis pies y sostenerme en el calido aire

Realmente disfrutaba del ensueño

Corrobore mi nueva habilidad, facilitada por mi espontánea mente

Salte de tejados,

Me arriesgue por abismos,

Volé entre pandemonios.

Fue mientras disfrutaba volando sobre el océano

Que especulé que quizás podía llegar a tu encuentro

Y remonté lo más que pude,

Y me adentre en las subes nubes, llegando a las corrientes de aire.

Eran un caos, no sabía a donde iban

Debí preguntar a cada una, cual me podría guiar al sur

Entre tanta confusión, una me sonrió y me dijo que podía hacerle compañía

Y me encumbré en el viaje para agasajarte

Esta nube solo me arrullaba

Su suave textura era totalmente acogedora

Pero parecía sentir una terrible melancolía cada vez que le susurraba

Cuando por fin llegue, me dijo que me podrían acompañar las gráciles gotas

La lluvia sería me descenso.

Fue aun más emocionante que volar junto a aves violetas

Ya de pie en el asfalto la nube se despidió con el particular rocío luego de una llovizna.

Y fue cuando te vi caminado,

Estabas solo, pensativo.

Y de inmediato corrí a abrazarte

Pero quedaste paralizado como si un frío recorriera todo tu cuerpo.

Y yo te saludaba, te gritaba, te cantaba

Pero no me escuchabas,

No me veías.

Me sonrojé al recordar que entendía estar en un sueño

Así que solo te acompañé por la oscura calle.

Me entretenía el juego de hacerte comprender que podía acariciarte

Mientras caminabas susurrabas algunas palabras que no comprendía

Y de nuevo me eleve para escuchar cuidadosamente lo que decías,

Preguntabas:

¿Dónde estarás? ¿A dónde te has ido?

Y luego de una pausa,

Pronunciabas mi nombre…

Ya no me entretenía el juego

Tenía que hacerte saber que estaba a tu lado

Llegamos a la puerta de tu morada y trate de forzarte a verme

Te sacudí por los hombros

Te repetía que estaba ahí, junto a ti.

Pero no comprendías, y por el contrario tu piel se congelo

Y quedaste estupefacto por un momento

Hasta que decidiste hacer un movimiento, y entraste.

Yo iba tras tus pasos, ya comenzaba a odiar el sueño en que pensaba encontrarme

¿De que sirve estar a tu lado si no puedes sentirme?

…Llegaste a tu habitación y te quedaste impávido sobre tu cama

Pensando, intrigado…

En un ultimo intento para que trataras de sentirme

Me senté a tu lado, y te susurre al oído

Tú no podías creerlo, lo negabas, alegabas que alucinabas.

Pero yo te gritaba que debía aprovechar el momento antes de despertar

Estabas muy exaltado, no podías comprender lo que sucedía

Y te sujeté fuertemente, y te repetía que en verdad estaba junto a ti

Y el silencio cubrió la habitación y ya comenzabas a acertar mi voz

Ilustrabas lo difícil que resultaba escucharme sin poderme ver

Y quise compensarte al besarte.

Ya podías sentirme y oírme

Aunque tus ojos estaban perdidos en los objetos de la habitación

Y optaste por tentarme lentamente,

Hasta que apareció tu sonrisa,

Y decías que en verdad estaba allí.

Las caricias se transformaron en besos,

Los besos en deseo, el deseo en pasión

Y la pasión en promesas.

Y pasamos la noche juntos, no sabía en que momento terminaría el aparente sueño

Así que te entregué todo aquello que sentía

Y lo mucho que te quería.

Hasta que de golpe se abrió la puerta,

Era tu amigo, exaltado, pálido

Permaneció callado por unos segundos hasta que explotó en una verborrea

Incomprensible para ambos.

Le pediste que se calmara y que tratara de explicar mejor la situación,

Se sentó en una silla adjunta y mientras bajaba la mirada decía:

Ella murió, me lo acaba de decir su amiga,

Cayó por un precipicio junto al mar

Y tu desconcertado preguntabas

¿Pero quien murió?,

¿De quién me hablas?

Y el lastimosamente te responde, tu amada…

Y las lágrimas comenzaron a aparecer,

No estaba en un sueño,

Estaba en la inexplicable realidad

Había vagado entre el ambiguo aire para despedirme

Y tu incrédulo, repetías que yo estaba allí

Que me habías sentido, besado, prometido…

Y tu amigo te repetía que había muerto,

Que no era posible lo que alegabas.

En medio de tanta confusión abrí tomé la salida

Y la nube desde arriba me miraba tristemente,

Y se dejo caer en una fuerte tormenta para tratar de sujetar los fragmentos de mi alma

Aún consternada,

Pero tranquila porque te había repetido lo mucho que te quería

Y mientras emergía con la lluvia hacia la taciturna nube

Te observé por última vez, empapado por la tormenta

Exclamándole al cielo que me devolviera.

Que aún no habías podido decir lo que sentías,

Pero ya era tarde, ya me acogían otras ánimas incógnitas.

Y el malicioso sentimiento de la brusca despedida

Se manifestó en un oscuro día, sin respuestas del sol.

miércoles, 11 de junio de 2008

Seco torrente inanimado


Mi ajustado vestido disipado.

Mi enmascarada marcha en el olvido

Puedo ceder a mil formas

Para tratar de encontrarte entre el inmenso espacio.

En tu camino hacia mí

Podré resucitar tu sonrisa,

Podremos arder en fuego.

En mi infranqueable cristal confortador

Podrás asomar tu expresión.

Me mantengo firme sobre las colinas, aunque solo sea una ilusión

Mis manos sujetas por una ciénaga de ansiedades

Y el violento soplar del viento que desfigura cualquier reacción.

Solo son colinas desiertas,

Cada noche me poso en una de ellas,

Algunas veces me preguntan por mi porvenir,

Otras callan como puñales de hielo.

Ciertas de ellas solo me entretienen con el tallo que producen mis lágrimas

Pero las más acogedoras son las que me escuchan hasta el amanecer.

Y cuando doy cuenta de que el sol aparece

Me encierro en una nube pasajera,

Me cubro de las ligeras notas que la brisa transporta.

Notas de tu bello imaginar

Susurros de que algún día pasará.

No podrías sentir este delirio ni aunque llegaras a sentir mi respirar

Pero apartarías todas las colinas que me hacen vacilar,

Y derrumbarías las nubes donde acostumbro a descansar.

Solo para descansar en tus brazos,

Y delirar sobre tu pecho.

Y un silencio sedativo que aleja las ansiedades.

Pueden tus manos cubrir mi rostro,

Mientras tus besos se dejan caer por mis hombros, por mi cuello

Y mueren en las cristalinas gotas que se van extinguiendo.

Y un estrujón que arrasa con las más fuertes ironías de mi voz.

miércoles, 4 de junio de 2008

Presunciones



Me refiero

a una estimulación de los sentidos,

Un apremio a mi vista, tacto, olfato y oído.

Un estado armónico que se va incrementando,

Subiendo de grado en grado.

Una agraciada composición de boca, labios y lengua

Un deseo que evoluciona de distinguidas formas

Y se produce una respuesta sensual.

Una vigorosa fuerza que está presente en el proceder aperitivo.

Sensaciones y estremecimientos musculares rítmicos

Y se genera una aceleración del corazón y la respiración,

Y un calor exorbitante, una visión perdida.

Incesantes juegos que me elevan a la eternidad del momento

No puedo detener el movimiento espontáneo

Sostengo mis manos para estabilízame

Y el gemir intrigante de llegar al final

Y el desvanecimiento acompañado por gotitas de placidez.

Múltiples sonrisas



Perduré atada a sucias cadenas intocables

Con jirones mordidos por el tiempo

No exponía ni una expresión de dolor

Mantuve por largos minutos la respiración mientras era arrojada al vacío

Y nunca conseguí suplicar por clemencia,

Mantuve firme mi ideología.

Alba, crepúsculo, alba, crepúsculo,

Invierno, sol, invierno, sol

Silencio, gritos, silencio, gritos

Hasta que mi alter ego se pronunció

Emergió de lo más recóndito de mi esencia

Y entonces volví a pronunciar mi nombre

Y mí mirada solo quemaba por resarcimiento

Desate las cadenas que me oprimían

Y me encamine montaña arriba

Me acompañaban los cuervos que habitaban la zona

Y recorrí el largo camino de la libertad

Giré en torno al pantano acosado de cadáveres

Y justo cuando abrí las puertas de par en par

Los tiranos yacían en el piso embriagados

Y fue entonces cuando mi alter ego sugirió que el fuego causaba más dolor

O quizás degollarlos uno frente a otro

Pero entonces alguien más apareció

Y empujó a mi alter ego

No reconocí su aspecto

Pero cuando me di cuenta había amarrado a todos los tiranos

Y un instinto que va más allá de lo impuesto por la humanidad

Se rió mientras los tiranos despertaban

Y la resplandeciente luz de velas mostraba su patética realidad

Eran tres infelices…

Cada uno vomitaba más escarnios que el otro,

Y yo solo apreciaba a mi alter ego y a esta nueva entidad discutiendo

Iban de lado a lado tratando de imponerse

Y entonces por fin hubo decisión:

Dejarían un tirano para cada quien

Y fue entonces que mi alter ego circuló alrededor del más vulgar,

Lo tomó por las cadenas que le impedían moverse y lo llevó hasta el pantano que estaba en frente

Y bajo la luz de la luna le restregó cada cadáver producto de su inhumana alma

Y el infeliz lloraba, pedía perdón por sus acciones pasadas pero mi alter ego solo lo miraba sin sentir el más mínimo rocío de misericordia

Y lo empapo de un fuerte líquido

Mientras este se retorcía sobre esqueletos y entonces mi alter ego dio unos pasos

Y le concedió fuego y las llamas comenzaron a irrumpir

Y el tirano gritaba tan locuazmente que hasta los cuervos sintieron pena por él

Y ahí se consumió, junto a todos aquellos que él mismo había sacrificado

Quedé perpleja ante tal escena, pero fue entonces que la entidad que aún no reconocía me empujó adentro de la mansión, esta entidad prefirió el tirano más ególatra

El que reía sin razón.

Lo tomó por el cabello y lo empujó frente a su compañero

Mientras colocaba su pie sobre su cara le expresaba su repudio por ser pederasta

Y este gritaba que jamás sentiría arrepentimiento por el dolor ajeno

Y la entidad sonrió y le comunicó que en eso estaba de acuerdo

Desapareció por un momento, hasta que volvió con un baúl perteneciente al tirano

Yo no sabía que contenía pero en cuanto el tirano lo vio, el pánico se apodero de su mirada.

Fue entonces cuando la figura comenzó a sacar una serie de herramientas del baúl

Mientras le preguntaba al tirano si sentía algún aprecio por una de esas herramientas

Y el tirano por fin calló, por fin su sonrisa se desdibujo de su turbador rostro

Como no respondió la entidad tomó a la azar uno de los trastos del baúl

Parecía ser una gran cantidad de agujas manchadas por un oscuro color

Y comenzó a introducirlas debajo de cada una de sus uñas

De las manos paso a los pies y como este aún no confesaba arrepentimiento

Agrego dos agujas más en sus parpados

Y con lagrimas de sangre este decía que aún así recordaba los felices momentos en donde se apoderaba de infantes.

Y la entidad pareció enfurecer y tomo un par de pinzas

Para agarrar el miembro inferior del tirano y sin pensarlo dos veces

Tomó una afilada hacha y se lo desprendió

Y este gritaba de dolor y las lágrimas de sangre se incrementaron

Pero aun así no pedía perdón

Así que la entidad aún con las pinzas le abrió la boca de par en par y le introdujo su miembro escurrido de sangre

Mientras su garganta trataba de proteger su cuerpo

La entidad en pie le pregunto por última vez:

¿Te arrepientes de lo que le hiciste a inocentes?

Y el tirano lo negó con su cabeza así que la entidad tomó un hacha mayor y partió su cráneo en dos salpicando de sangre al último infeliz que quedaba vivo.

Y se dirigió hasta donde permanecíamos mi alter ego y yo con una ligera sensación de serenidad.

Y fue entonces cuando mi alter ego y la figura desconocida me miraron directo a los ojos. Me recordaban que quedaba un tirano

Pero no comprendía yo no quería hacer daño

Y ambos me empujaron, me golpearon y recordaron las torturas que había recibido de aquellos tres infelices

Así que con lágrimas en los ojos me levante del suelo, mientras escuchaba:

¡Sabes lo que debes hacer!

Y me dirigí hasta el ultimo infeliz, era este quien siempre me exclamaba vulgaridades mientras estaba atada.

Miré sus ojos fijamente porque nunca me había permitido hacerlo

Y trate de encontrar en ellos alguna especie de culpa

Pero su miedo era tan grande que olvidaba todo el daño que me fundó

Voltee mi rostro y observé como mi alter ego y la entidad desconocida esperaban mi actuación

También hicieron acto de presencia los cuervos que cada día desde el cielo observaban mi agravio

Y aún con lágrimas latentes tomé una de las botellas con las que se habían embriagado la noche anterior.

Y con toda la fuerza de mi ser lo golpee por la cabeza

Y cerré mis ojos y me encarnicé con él

Sentía como cada vidrio se introducía en su piel y grite fuerte para opacar su llanto

Hasta que la habitación fue sucumbida por un aterrador silencio

Y cuando abrí mis ojos, sola me vi

Ni mi alter ego ni la entidad desconocida estaban en el lugar, así que salí de la mansión en su búsqueda.

No lograba dar con ellos así que me senté junto a cristalino pozo

A esperar…

Y cuando quise reflejarme en el,

solo vi a mi alter ego y a la entidad anónima sonriendo: ¡estaban dentro de mí!

Giré a tratar de vislumbrar la mansión y el pantano

Y me di cuenta que solo me acompañaban los cuervos que me miraban fríamente,

Y me desplome sobre el lago,

Había estado sola en todo momento.

viernes, 30 de mayo de 2008

Lentamente



En las noches de lluvia inmutable

Me acompaña la fisonomía intacta de tus efímeras palabras

Y el impávido que acoge mis manos se desata en destellos de dicciones

El sonido de cada gota sobre el pesado techo

Alberga el espejismo de tu compañía

La imagen abstracta de aparentes tactos

Y revoloteo en mis voracidades de deleitarte

De recrearte lo ideal de poseerme

Y que el centelleo de mis ojos te acompañe en las más sutiles inclinaciones

Locuaces gemidos te procurarán la dirección correcta

Y tus pómulos sentirán el calor de mi audacia

De mi más compleja forma

Retendré mis rizos para que te apoderes de mi cuello

Y arrulles mi espalda hasta el último borde

Puedes embriagarte de mi aroma

O quizás trazar en mi abdomen lo que sientes

El minucioso suspiro de un sueño latente

No podría crear un ambiente agraciado

Si no me acompañas con tu fantasía

No te conviertas en un renuente del presente

Preciso que me albergues sin silencios

Si tan solo dejas que tus ideologías sobre mi nombre fluyan en el la corriente infinita de la jornada.

Me enorgullece tu espíritu, solo sustenta el mío.

jueves, 29 de mayo de 2008

Detrás de tus ojos


Hey, ¿puedes sentirme?

Estás tan pálida bajo la luz mortecina de tu lámpara de estrellas.

Bajo tus sabanas, estática, dime

¿Dónde se pierde tu mirar?

¿A dónde viajan tus pensamientos?

Ven,

Dame tus delgadas manos

Déjame apreciar tus finos ojos, tus largas pestañas

He permanecido por largo tiempo abrazada a tu sombra

Tus pasos se han limitado

Y solo dejas reposar tu cuerpo sin quejido alguno.

¿Ya no escuchas mi voz?

Estás tan silente,

Regalaste la mitad de tus sonrisas

Apaciguaste el brillo de tus palabras

Y tu voz… tu voz ya se pierde en la lluvia.

Y llevas atada a tus andanzas mil preguntas

Quizás sin respuestas.

Para

¿Ya estas sintiendo la dureza de tu aliento?

Pareces emerger del fondo de una tormenta

Y ya miras directamente a la adversidad

Ya discutes con el destino

Y puedes sentarte junto a la oscuridad y beber un poco de sus atributos

Disfruto ver tu cabello ondulado bajo el inexorable diluvio

Valla, te estas convirtiendo en implacable

Tu trascendental melancolía ahora te saluda inquieta

¡La estas cogiendo justo por los pies!

Le preguntaremos pronto a la soberbia si quiere venir a travesear

Llamaremos a la frialdad para reírnos de los cálidos días

Y podremos quizás dar un paseo con la arrogancia.

Aunque quisiera pedirte que no aísles tu cuerpo,

Lo estás dejando en manos del tiempo.

Esta enfermando.

Cuando desees que te recuerde lo mucho que te amo

Ven a verme por la ventana de tus ojos

No dejaré que las lágrimas se aproximen

En nuestro parpadeo.

Por ahora,

Ironía, sarcasmo y yo permaneceremos tras tu andar

No dudes en consultar cuando sientas alguna turbación.

Me embarga tu ácida dulzura,

Las traslucidas sinfonías que tarareas llegando el crepúsculo

Están presentes cada vez que te miro

Mi pequeña chica,

Ya te acercas a veredas firmes

Pronto nos veremos solo tú y yo.

viernes, 23 de mayo de 2008

En la noche resplandeciente de alaridos


Cuando las animas oían,

silentes

los murmullos de los ancianos,

Justo esa noche en que te vi

Todos callaron para escuchar mis palabras

Y las ánimas parecían varadas en viejas sillas de madera

Nos detuvimos sobre los restos de almas pálidas,

Fusiladas en tiempos pasados

Te tomaba de las manos,

Mi corazón palpitaba con tanta fuerza que trababan mis palabras

Y el surrealismo del ambiente gris, pesado

Mientras trataba de aferrarme a tu presencia,

Era inevitable contener el sollozo

Y los ángeles fuliginosos parecen estupefactos ante tantos sentimientos encontrados.

El fuego en el horizonte era permanente y nos salpicada de impotencia,

Era perderte a mi lado o salvarte en el océano del desasosiego

Mientras pronunciaba que estarías radiante caminaba cegada entre la niebla que comenzaba a sujetarnos

Y te abandone en la intemperie de la monotonía de tus días,

Seguro de no inmolar la corriente de tus vida.

Impalpable recuerdo deseo


Mientras nos ahogamos en un líquido elemento de esperanzas

Te detienes a inquirirme ante la definición de lo que albergo por ti.

Mi cara se transforma

y adquiere una forma inmutable

Pasamos ahora a un mar profundo de inexactitudes

Mi concentración se transforma en un grano de arena

Y comienzo a navegar por la inmensidad de mi alma

Tratando de cederte palabras perceptibles.

Y generas una hipomanía en mi conciencia

Solo no dejes de abrazarme

Y que la melancolía huya con las medusas de la noche

Pero ¿podría generarte regocijo en la distancia?

O quizás algunos parpadeos que traten de vislumbrar mi sonrisa

Y una bella melodía que aflora sentimientos púrpuras

En la burbuja por donde transitan mis pasos.

Te alejas en las olas de mis pensamientos,

Y azoto el lento tiempo que no me deja contener tus besos.

Y solo cuando mis ojos se cierran y mis manos cubre mi rostro

Es que te difumas en mi espacio

Solo deteniendo el alba para tenerte de nuevo en mis recuerdos.