Seguidores

sábado, 29 de noviembre de 2008

Tentaciones voraces


Poseo un brillante manojo de estímulos para ti,
Un caudal de olores que te introducirán en cada uno de mis deseos,
Un torrente de sabores que te seguirán hasta en sueños.

Tus sentidos pueden estremecerse en una excitante muestra de cada uno de ellos.
Puede ser suave como la brisa en la que te alojas mientras esperas mi llegada,
Fuerte como el sol cuando lo miras de frente.

No sentirás ni frío ni calor,
Ni dudas o vacilación.
Solo querrás más degustación.

Desequilibrante mortal exquisito


Invitas a mis labios a apoderarme de los tuyos
Y cuando tu lengua acierta con la mía desenfrenas mi conciencia.

La eufórica vibración de tu rostro
El deleite del sabor de tu piel,
Y tus intensos ojos verdes vislumbrando mi apetencia por ti.

La delicia de tu lujuria convertida en besos aún se encuentra en la paleta de mis sabores,
La resplandeciente retentiva de tus palabras.

Espero toparme de nuevo con esos agraciados ojos acelerados
Y el exquisito sabor de esos fríos labios.

martes, 18 de noviembre de 2008

En la umbría de una fría calle


No solo tu alma debe tomar asiento en la ostentación de la espera,
No solo tu presencia física debe verse embargada por la ansiedad de partir en mi búsqueda.

Subsisto en este jardín porque la brisa que flamea tu cabello llega a mis mojados pétalos
Y el sol que refleja mi sombra susurra cada día a tu ventana.
Y cuando todo el mundo deja de cuchichear percibo exiguamente tu respiración.

No temo mirarte, temo no encontrarte,
Marchitarme antes de que la distancia se limite a nuestros susurros.

Embelesas mis palpitaciones con tu existencia,
La efectividad del avasallamiento de mi melancolía,
El perfecto tesoro de mi silencio.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Imperante sentimiento carnal


Continuaría al costado de mi cama si tus manos no se deslizaran por mis piernas,
Si tu boca no invadiera mi espalda

Y el colosal apetito sexual que conmueve cada centímetro de mi piel.
Te detienes,
Sujetas,
Arrebatas...

Sin una sola prenda que se interponga entre tu libido y mi resplandor.
Y la tenue luz que mima nuestros caprichos,
Adormece nuestra tensión.

No podría dejar de mirar tus facciones,
Tu dilatada placidez.
Hasta amanecer junto a declinantes poluciones,
La desfachatez del final de una dotada coalición,

El inmenso olor a victoria
Y la sensación de no quererte más allá de mi voz.

Infinito signo de impulsos traslucidos


Investigo tu delirio,
Analizo tu manía.
Lógico umbral grotesco, sombreado.

Emigrante del espejo te espero con la palidez del cielo.
No apresures la melodía de tu bandoneón
Mejor seduce las melancólicas notas del tango.

Crudos son tus besos, estampados en mis sienes en forma de obsequio.
Mis reminiscencias te entrego fantasma de luciérnagas.

Moribunda mi mirada,
Las visiones de tu orgullo,
Las visitas a tu almohada.

Vampiro encantador sobre mi pecho te encuentras sin perdonar ni un error.
Aquí y ahora,
Eres la única imagen de mi inspiración.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Realidad Incrustada en el Veneno


Deseo saber corazón latente:

¿Cómo aún te mantienes en mis lánguidas manos?
¿Cómo tú ultima gota besa mi piel sin mirar a mis ojos cargados de sentimientos?

Que impaciente espectáculo, el calor de tu vida desprendida,
El frío del adiós sin dicha.
Mi monotonía se transforma en un caudal imperioso, trato de recóbrate.

¡Oh corazón herido!,
¿Cómo te he hecho tanto daño?

No alejes tus suspiros.
Esta noche la lucidez no tiene frenos,
Debes permanecer con aliento para que sostengas mis débiles cimientos.

¡Bello corazón latente!
Resiste mis locuaces destellos,
Ríe de mi inocencia ingrata, saborea la ausencia de mi cordura,
Y si así lo quieres sepulta la libertad de mi criterio,
Pero por favor corazón desahuciado no dejes de latir a mi lado.

Si es que la suerte existe…


Bogando entre el esparzo de mi desconcierto
Vislumbre el delta de tu verdad.
Estaba encubierta con excusas
Los pretextos gateaban por todo el lugar.

Mi cuerpo pareció deshumanizado,
Mi rostro, una mascara inexpresiva
Y mis pulmones enfermaron consumiendo el agua que podían tomar desde su comarca.

En el momento en que sentía de nuevo la brisa exuberante,
Apareció “Ella” cubriendo tu cintura.
Sosteniendo tus manos,
Y le cedías sonrisas, ofuscabas con la vuelta de su presencia.

Mis pupilas deslucieron,
Y me entregué a la penumbra de mirarte fuera del lugar.

Solté los remos de mi confusión
Y permanecí observándote
Bajo lluvia, bajo sol, bajo estrellas, bajo dolor.

Y tu rostro giró ¡Mi mirada logró penetrar tu muralla!
Y tu delta tambaleó;
Tus excusas se escondieron tras el tiempo
Y tu cobardía se mostró en su mejor expresión.

Tu inmadures era una incesante verborrea, y llamaba a tus mentiras a embestirme.
No pudiste controlar tu realidad y te proyectaste fuera de mi visión.

Y el aliento comenzó a congratular mi seco pecho
Ya no habrá pena ni ramalazo por tus vacías palabras.

Triste iluso,
Trataste de enturbiar mi bienestar por tus errores,
Tus dudas solo arremetían contra mi seguridad.

Minúsculo ser individualista,
Fue tu actitud la que acabó con nuestros días, no mi fantasía por seguir en el mismo lugar.

Y por el mismo camino por el que te marchas ahora con tu karma,
Te veré volver desplomado por un nuevo engaño.
Suerte con la fatalidad de tu inseguridad y el disfraz que llevas de la mano y dices amar.

En el baúl del olvido


La voluptuosa idea de no recordar tu fisonomía
Adormece mi vigilia.

En mis sabanas existe una trascendental exaltación por besarte e interviene cada vez que ahogo las luces.

No acaba mi deleite, por lo que fue tu compañía
No desaparece mi ilusión por tentar tu sombra nuevamente.

Mis brazos continúan abiertos,
Mi expectación intransmutable.

Aún así,
Cada día refrendo que debo conferir mis lágrimas al baúl de nuestro escarmiento.
En un pergamino, juraré sofocar tu calificativo;
Lo sellaré con uno de los tantos besos con los que adornaba tu cuello
Y terminaré de quitar la venda de mis ojos.
¿Acaso sangrarán cuando lo haga?

Virtualmente si,
Se habían acostumbrado a seguir a mi sentido auditivo cuando escuchaba el latir de tu corazón.