Seguidores

sábado, 28 de diciembre de 2013

Siempre que hablo conmigo…

Matizada en el color naranja de las mañanas,
Las nubes revoloteadas forman mi suspiro,
Trasladan serenidad a mis ansias diarias de elevarme sobre la rutina.
Un espíritu hipnotizado que detona las cornetas de los carros, cerrando los ojos e imaginando mis pasos en una playa del Mediterráneo, en las luces de Japón, junto a un vino en Francia.
Al estar rendida reflejando el cielo en mis pupilas, mis labios bajan de temperatura; hasta el más pequeño roce me recuerda lo mucho que me gusta concebir besos, que mi boca se pierda en otros labios, que mi lengua acaricie otro espíritu.
Imaginar que sujetan mis manos mientras deslizan los besos por mis muñecas hasta perderse en mi cabello, el olor del placer ruge en cada poro. Moverse por mis caderas, morder mi espalda: idea reiterada en mis sueños diurnos y nocturnos.
Posaré una sonrisa para mi amante, me vengaré de las horas de trabajo, seré feliz en el oleaje que dibujo con mis dedos en la nada.
Leeré los libros que se quejan conmigo de esta vida mecanizada, libros que coloren mis ideas.
Danzaré con la melodía más pequeña, la música siempre será el exilio del vacío.
Y me recordaré a diario que soy tan importante para mí, como las cuentas bancarias para los políticos.



domingo, 15 de diciembre de 2013

Sobre perfil


Comenzamos la montaña ausente de luz,
Nos sumergimos en la densa neblina que pululaba sobre los arboles,
El rocío se manifestaba en el parabrisas.
-Tengo miedo- pensé,
Mientras que sujetaba tu pierna.
Cada minuto que pasaba, bajaba la temperatura, subía la carretera.
Las luces del carro parecían emitir reflejos blancos, ni las luciérnagas habían salido a pasear.
A lo lejos se veía la ciudad, las luces titilaban alejándose,
-Tú, yo-
Ansiedad sentada atrás.
Por momentos me perdía lo radiante de la noche, solo vislumbraba el agua recorrer cada espacio.
Las melodías que nos acompañaban se veían entrecortadas por un sonido a lo lejos, y dos grandes faros que se abalanzaban sobre nosotros buscando la dirección contraria.
Pasamos a liderar una caravana empoderada de adrenalina,
Volantes, latidos, tensión.
Mi miedo se posó a observar tu sonrisa anhelosa,
Me volqué a confiar en ti, a dejar que manejaras la vida de los dos:

Se acercaban luces, voces, dejamos atrás las paredes verdes y nos adentramos al aire de la costa, estábamos juntos del otro lado de la montaña: Solo te pude abrazar. 

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Un espíritu esplendido

He estado pensando que tus ojos son la ventana más cercana el nirvana,
Que tus besos encienden mi alma,
Tener a la luna a la altura de mi sonrisa,
…y la corriente a mi favor.
He estado soñando con tus manos,
que nunca me abandonan y siempre van bordeando mi lujuria.
También estuve recreando tus movimientos en mi pelvis,
Tus brazos suspendiendo mi cuerpo y ese tambaleo de gemidos.
Yo por ti me hundiría en lava de estrellas, me perdería en fogatas ardientes,
Me embriagaría de oxigeno, latiría en el silencio.
Yo te quiero tanto, que arde,
Yo te deseo tanto que tiemblo.


lunes, 7 de octubre de 2013

Caída libre

Los juegos previos siempre someten mi atención a sentir,
Esa ansiedad intrigante por no saber qué tan profundos llegaran tus dedos,
Donde se posarán para darle la secuencia a mis gemidos.

Mi lengua está dispuesta a recorrerte,
Esperaré pacientemente que tus manos y tus piernas orienten mi cuerpo,
Me volveré sumisa para que juegues con mi piel,
Muerde-lame
Toma con fuerza mis muslos,
Sujeta mis senos que están por desprenderse para entrar en tu boca.

Quiero sentir el fervor cuando lleves mi cabello a tu cuerpo.
…Vas arrastrando mi entusiasmo al límite, vas elevando mi cuerpo sobre ti…
Un orgasmo en mis neuronas,
Un orgasmo en mi pecho,

Todos explotando en mi pelvis mientras parezco un pétalo sujeto por tus brazos.

Entre líneas

¿Y qué hay si vivo de besos?
¿A quién miento si me vuelvo una con la luna centelleante?
Incluso depilando mi pecho al tener tu contacto.

Permite que te abrace sin tu orgullo de por medio,
Abre tus brazos para perderme en tus latidos
Tiéntame a dibujarte nuevas marcas en la piel,
Idea la estrategia perfecta para quedarme en ti
Ñoño ego al que ahogo en lágrimas
Otro momento en que somos solo uno.

Y mi pequeña Crisis y yo, esperamos por ti,

A la luz que tanto nos ha observado.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Besos cometa

Bastó dejar mis labios en horizonte a tus dientes,
Debí clamar por tu presencia a lo largo y en el fondo de mis flancos.
-Mi pelvis ardía-
No reconocía si eran tus manos o las mías quienes recorrían mis pezones.

¿Era tu lengua húmeda rescatando mis gemidos?
-Ven aquí-
En este rojo cielo siguen ardiendo tus besos cometa,
Una llamarada incinerando la habitación.
Recordarte bajo mis muslos, recrearte sobre mí espalda,
Dibujarte sobre mi cama con tus manos siempre en dirección de mi placer. 

domingo, 1 de septiembre de 2013

Parte de mi locura

Para ser fastuoso solo debía suspirar nuevamente en su semblante,
Abrir el baúl de besos, volver a dejarme conducir por la enajenación.
Para ir en contra de mis preceptos, debía sentir sus labios nuevamente en mi piel.

Sus ojos examinaban lentamente todos mis valles -que conocía muy bien-,
Su lengua no tardó en aparecer y recordarme que la extrañaba jugando con la mía.
Nuevamente mi ropa quedó a la orden de su designio… la fue apartando lentamente.
Yo creía que explotaría internamente, y que mis fragmentos irían a parar sobre él,
Sentía que me convertía en fuego y danzaba con sus pupilas,
Sentía que me convertía en agua y me unía a su saliva.

Tomó posición para estar dentro de mí -de donde nunca debió alejarse-
Apostó por mi placer, fuimos los dioses del sonido,
Él era el relámpago y yo el trueno,
Él era el cielo y yo el mar, y los espejos se encargaban de mostrarnos como nos uníamos.
Fue exquisito sentir el aroma de su lujuria, ese que me elevaba al éxtasis,
Contraer mis inserciones cada vez que me llevaba hacia su cuerpo.
Encendió en mi paladar la paleta de sabores de su nombre,
Trajo de nuevo mis intenciones carnívoras al quererlo devorar.

… La verdad que fue perfecto, hasta las imperfectas palabras, lo real es que nadé nuevamente en sus aguas y el jugó con las estrellas de mi cielo…

martes, 6 de agosto de 2013

XX


Te voy a recordar hasta los huesos,
Te recordaré en todos mis flancos,
La cuenta de tus sombras y tus besos más preciados,
Te recordaré por las mañanas, al mediodía y antes de dormir...
Te recordaré hasta que me duela el cabello.
Y vendrán a buscarte por pedacitos las nubes, y se llevarán tus abrazos, tu voz, tus gestos.

Y aún así lucharé por recordarte... pero la luna también consumirá parte de tu esencia y el sol quemará tu sonrisa hasta ya no recordar como existías en mi vida

martes, 28 de mayo de 2013

Ron en estrellas.

Te veo recostado,
Tu cuerpo en la cama es la tierra que enciende el calor de los potros de las caricias que aguardan en mis manos.
Desde tu cabeza hasta el arco que forman tus rodillas
y tus pies, me parece encontrar los elementos que conforman 
ese lugar paradisíaco que retenía mi recuerdo.
La sensación de tu cabello entre mis dedos, las cascadas
dulces resumidas en tus labios, la extensión de la 
playa impresa en tu abdomen.
Déjame alimentarme, amor, de todo esto. Posar mi boca,
mis dedos, mi alma en toda esa armonía perfecta que es
tu cuerpo. Déjame perderme en lo más íntimo de esa tierra vasta
que eres.
Encenderé el incienso de mis besos para adorar tu piel;
deja a mis labios iniciarse en un peregrinaje desde tu boca 
hasta tu ombligo, y cuando la mirada de los ángeles
en celo por tu desnudez se cuele por la ventana,
Inmolaré mis sentidos
Y los vaciaré con mi boca entre ese fuerte musculo que se encuentra entre tus piernas, mientras tus gestos escriben
la partitura del placer en el aire.
Parecemos un fuerte oleaje en una noche de luna llena.
Sobre ti, tus ojos parecen derretirse mirando mi desnudez,
Tú, dentro de mí, lo sientes, me sientes.
Disfrutas de mi flor, yo disfruto de cada segmento de tu cuerpo alineado con mis caderas.
Me sostienes, me desvanezco, y vuelves a aparecer aún con más fuerza.
Nos revolcamos entre las estrellas
Y aún inmersos en la más completa oscuridad y silencio,
 Tus dedos danzan por mi pelvis,
Tus manos juegan sobre mí como si buscaras con desesperación frutos frescos,
Yo, como árbol frondoso me muevo de un lado a otro proporcionándote todo aquello que buscas, más y más, consume todo lo hay dentro y fuera de mí.
Borra mis mejillas con tus dientes, aprovecha mi pecho para sustraer el motor de mi corazón que solo late a tu ritmo y no descanses ni un segundo en pedirme que sea tuya nuevamente.


domingo, 12 de mayo de 2013

A la luz del olvido


Lo más atemorizante de mi imaginación, es pensarte feliz, sin mí.
Imaginarte sin recordar mi voz y el reflejo que causabas en mi alegría.
Lo más difícil de pensar en “si yo fuese tu” es que partiría el universo en dos para encontrarte, pero tú no eres yo, y tampoco quieres serlo.
Lo más complejo de este momento es que me siento a recordarte,
Y reafirmar lo mucho que quisiera tenerte a mi lado,
Y que por el contrario, tú me olvidas, sin remordimiento ni pesadez. 

jueves, 2 de mayo de 2013

¿Una historia verdadera o un trozo de imaginación?



No te preocupes por disimular tu curiosidad tras mi falda,
Tienes todos los gestos que delatan tu ansiedad por sentir mi paladar.
Con tu mano, arriba a la derecha, siente como mi pómulo frío comienza a hervir.
Acostumbro a desear que inhalen mi espíritu, pero creo que esta vez me quedaré con la imagen de tu rostro, preguntándose ¿qué hay más allá?

Me levantaré y besaré tiernamente tu frente, no sin antes dejar que percibas mi olor, que sientas ímpetu al ver mi boca tan cerca, mi cabello rozando tu mentón, tu nariz… en una mezcla alucinante de mi esencia.
Abrazaré fuertemente tu espalda y te dejaré un murmullo para quedarme en tu mente una, dos, mil noches, y un firme “adiós”.

Querrás venir tras de mí, quizás, te preguntarás como se siente mi entrepierna, y a lo lejos mi mano se moverá reafirmando mi despedida.
Es que no te dan los pies,
Es que te atraviesa el alba y te desespera el anochecer.
Y almacenas todo el deseo por probarme, pero no te atreves a tomar mi cintura.
Dejas que mi curiosidad por tu rostro exasperado pueda más.

Ven, vamos a deleitarnos bajo las nubes, me enciende la sensación de imaginar el cielo observando mis movimientos. Acá, podré describirte al oído las sensaciones, y dejaré a tu imaginación sentir el sudor, la sangre alterada, los músculos tensos:  

Toma mi boca tal cual bombón, lamela suavemente, muérdela con mayor intensidad, hasta que palpite entre tus dientes.
Mueve mi cabello desenfrenadamente mientras vas tras mi espalda, bajando entre mis flores, llegando al final de la recta para comenzar la subida a la gloria, no pares de morder mi piel, no dejes de tocar mi boca.
Ya que estás atrás puedes descubrir mi pecho, desde ese ángulo no perderás detalle de mis lunares, y siente mi vientre, pronto podrías estar dentro de él.
Baja ambas manos por mi cintura sin dejar de hacer una figura en mi cuello con tu lengua. Atraviesa las telas que te impiden sentir mi calor, la humedad de mi intimidad, y con suaves movimientos escucha mis gemidos, que se van perdiendo entre las flores que nos observan silentemente.
Ya que observas mi cuerpo desnudo, sientes el aroma de mi pasión y confluyes tu excitación con mis gemidos, déjame posarme sobre ti.
Permíteme ir tras tus músculos, déjame sujetar tus manos entre las mías, y entrégame todo tu cuello, partir de tu mentón, pasearme por tu pecho y deslumbrarme con la fuerza de tu musculo más preciado, erecto, fogoso. Y mi lengua dando vida a tu intimidad…
Las nubes quisieran apaciguar el fuego que generamos con pequeñas gotas que corren por nuestro cuerpo, confundiéndose con nuestra transpiración, pero solo te invitan a que decidas tomar mis manos y darme la vuelta, ahora sobre la hierba mojada.  Mi cabello quedará atrapado entre pequeñas Malvas.
Y en un impulso sorpresivo, te mantienes entre la imagen del cielo, subes mis caderas dejando la mitad de mi cuerpo suspendido y entras en mí vigorosamente. Mi garganta no tiene otra respuesta que soltar un grito apasionado, ya estás dentro de mí, ya te siento como si fueras la única sensación en ese momento.
Y entre movimientos apresurados pero rítmicos, terminas de suspender mi cuerpo para colocarlo sobre el tuyo. Presionando mis senos a tu pecho, vuelves a mi boca para sentir la humedad en todo mi cuerpo, llevas tus manos a mis nalgas y me sacudes hasta que mis gemidos explotan en un orgasmo….

Así termina mi descripción a tu oído,
Miro tu rostro algo turbado, levanto la manta y de nuevo quedas tras de mí, con las ganas. 




viernes, 26 de abril de 2013

Sobre neblina




Aún en las montañas se transgrede con un fuerte suspiro, una mirada desviada.
Ella comenzó buscando flores violetas y terminó en la mirada de miles de borregos,
El frío desgarrador pidió que él acercara sus manos.
-A los hombres les exigen proteger y a las mujeres ceder-
Y esto era recurrente, aun así, su espíritu iba más allá de lo socialmente impuesto, y parecía ir con un pie delante como desafiando el poderío de la naturaleza, pero en verdad buscaba realzar su Ser, quizás perdido entre tantos frondosos árboles.
Y por momentos parecía perderse un momento de su figura tangible, volar y venir de nuevo. Hasta que cruzaba su mirada con los ojos de este chico, que improvisaba entre conversaciones, iba del cielo al mar.
Su forma de mirar era exploratoria, pero no se escapaba de ser lo más parecido al sol, ausente ese día, por demás.
Sus ojos miel te invitaban a mirar los latidos de su corazón, trataba de esconder una mínima esperanza, una inocencia casi de ensueño… hasta que ambos volvían a fragmentar su mundo, a poner por encima sus principios.
Y así se fueron alejando de los caminos transitados,
Ella se aferraba en conseguir algún lugar donde sepultar algunas lágrimas, quizás para luego entregarse por completo a un banquete de cariños, besos y sentimientos que traía cuesta arriba, pero que para nada iba a regalar a cualquiera.
Y siguieron pendiente arriba,
Mientras más se alejaban de otras voces más intercambiaban miradas, roces.
Pero esta chica, nada común, tenía otra intencionalidad: llevarlo hasta lo más profundo de su ser, extraer los gusanos que le carcomían el sueño y luego arrullarlo y bordearlo con sus brazos.
-A los hombres no le permiten mostrar debilidad, a los hombres los obligan a ser príncipes azules, por lo menos en nombre-
Y ella, cansada de encarar el orgullo por momentos parecía desvanecerse en el silencio y retomaba con una frase banal, un recuerdo quizás coloreado.
-A las mujeres les exigen tener siempre una respuesta-
Las nubes descendieron, el pidió que volvieran, pero ella no había llegado hasta allá para nada, se enfrentaría a las nubes, se cubriría con la lluvia.
Y entonces se desfragmentó la unión que parecía inminente.
Él, quién no permitiría ordenes se fue en sentido contrario, quizás esperando que corrieran tras sus pasos.
Y ella se adentró aún más en la neblina, buscando la tumba para dejar los restos de su espíritu marchito y dar la bienvenida a esa nueva sonrisa, a ese nuevo brillo.
Pero jamás volvió, se perdió entre el existencialismo de los árboles, se dejó llevar por el murmullo de las flores, y quedó congelada cuando sus lágrimas comenzaron a asomarse.
El nunca dejó las montañas, está convencido que ella le habla cuando los árboles revolotean y todos los besos quedaron en ese plano de la fantasía que nos obligan a enterrar.

jueves, 28 de marzo de 2013

La compleja simplicidad


Es el grado de afición ideal,
Son los labios perfectos para mis lágrimas,
El mejor abrazo para mi tristeza, y aún más, un regalo del cielo para mi pasión.
No podría resumir el consorcio entre lujuria y ternura que había en sus ojos.
Una mezcla que provocaba entre otras cosas, besos a mi alma.
Soltó mi cabello, mi brasier y deslizo mi ropa, todo ello…
Me recordó la explosión de un volcán,
Una tormenta eléctrica,
El alba imperante en el Caroní,
Me recordó que tenía una buena vida, y agregó, que él la podía hacer perfecta.
Que su mundo y el mío podrían terminar fusionándose, y mejor aún, él podría venir a mis mares, y yo podría deleitarme en sus nubes.
Y en medio de esta guerra de raciocinio, y querer ser,
Tengo una fuerte necesidad de que se quede acá, dentro y fuera de mí,
Que se quede en mi semana, en mi mes, en mis sabanas en mis gritos.
…Pero el cielo colecciona sus nubes…

viernes, 15 de marzo de 2013

La llamada



En medio del desorden de palabras, saludando a mi elocuencia y recordando sus cicatrices.
He llegado al fin del abanico de mis ofertas para “hacer vidas mejores”.
He quebrado en el intento de satisfacer mi ánimo por exigencias de otros espíritus.
Mis ojos ya no quieren ser el reflejo de sueños ajenos, mi corazón ya no quiere latir con sonrisas de terceros.
¿Qué quiero?
Una inmensa sensación de articulación en el universo,
Unos brazos que ahuyenten el frío y que estén preparados por si tambaleo,
Responder a mi llamado, incluso en esos momentos de jadeantes susurros.
Pretender que todos los sentidos estén sobre mí mientras me hacen el amor, pero también lo estén al vaciar el día en cuentos incoherentes y atropellados unos por otros.
Ya no quiero estar en una dimensión paralela,
Ni en el lado oscuro de la luna inventando palabras de confort, para cuando vengan a mí, simplemente ser una boca sanadora, unas manos que satisfacen y una voz que acaricia. Para luego continuar acá, en este silente lugar, esperando un nuevo llamado.
Simplemente ya no quiero ser quien responde, quiero ser a quien responden….
….La utopía de estos mareados días….

jueves, 7 de marzo de 2013

Soy Mujer


Creo fielmente en las capacidades de mis compañeras, sin subestimar su apariencia o su preocupación por ella.
No me preocupa ser el aliento de un hombre,
 Yo, en esencia, soy: aliento, exhalación y respiración.
Me manejo bajo la melodía del viento, del tiempo.
Puedo tener la sonrisa de confianza para mis hijos, la cálida sonrisa para mis amigos, la sensual sonrisa para mi amante y hasta la honesta sonrisa para mirarme al espejo y agradecer lo que soy.
Aun cuando estoy contra los patrones instruidos por la sociedad,
Por lo que algunos libros intentan explicar,
Por lo que los medios tratan de vender,
Por lo que los hombres quieren ver…
En realidad soy mujer porque mi espíritu lo encarna, mi estrógeno lo confirma, mi capacidad para dar vida y cuidar de ellas, dentro y fuera de mí.
Me encanta ser mujer, reafirmar que tengo todas las capacidades para lograr cualquier meta propuesta, la humildad de aceptar los ideales de mis compañeras mujeres, la fuerza para agradecer a mi madre traerme al mundo, mantenerme en él y enseñarme lo necesario para mediar entre el “deber ser” y lo que quiero ser.
Reconocer que podría enamorarme y sentirlo en la sangre,
Ser una hoja en el otoño, el sol radiante en el verano, una suave flor en primavera, y la temperatura en el invierno.
Soy mujer porque me encanta serlo,
Fiel a mis ideales,
Amante de reconocer mi sexualidad, sensualidad y erotismo.
La mujer que quiero ser. 

lunes, 14 de enero de 2013

“Manteniendo los locos en el camino”



Incluso acá, donde las llamas son suaves caricias,
Esa lucidez majestuosa que se va esparciendo por las paredes,
Obsesiva, manifiesta.
Es la hora de irradiar los colores de nuestras pupilas.
Un abrazo de palabras, un intercambio de sospechas.
Recordar mi miedo al miedo, o mi aliento dentro de un suspiro.
Es el momento en que mis identidades sean desglosadas por una buena canción,
Mi consonancia al borde de unos libros y simplemente apague la luz.