Seguidores

sábado, 28 de febrero de 2009

Trazando mis espasmos


Debo mostrar pleno acuerdo en no poder evitar que tus dedos transiten por mis labios y se humedezcan en mi boca.
Y es entonces cuando mi cuerpo comienza a estremecerse y me abandono en el particular calor de tu exhalación.

Mi tacto se sugestiona a tu placer,
En mi mente solo retumba tu nombre.
Y mi deseo requiere más.

No cohíbes tus ganas de poseerme al dejarme en mi frágil traje de piel
Y mis gemidos te van arrastrando a mi imaginación
Mis fantasías comienzan a florecer y derrumbo el resguardo de mi tabú.

Solo dejo mi cuerpo a la orden de tus besos,
A la complacencia sexual de nuestros órganos y mi continua fascinación por tu excitación.

Y en pleno clamor del acto casi por completo consumado,
Tomas mi cintura y la mueves al son de tu fogosidad;
Y lánguidamente comienzo a escuchar mi voz pidiendo que tus dientes apresen mis hombros, mi cuello, mis labios y recorran mis más íntimos espacios.

Una mezcla genuina de destilados internos y externos,
Una danza que transcurre con la melodía de mí gemir
Y cada uno de mis movimientos perpetúan la carnalidad de mi ser.

Todas mis fuerzas y ambiciones se entregan a los más cálidos e intensos orgasmos que mi mente podría comprender, que mi voz podría abordar y que mis ojos podrían contemplar.

1 comentario:

José Ángel dijo...

Intensos versos que emanan vapor.

Un beso!

Nos vemos!