Seguidores

jueves, 10 de diciembre de 2009

La canción de nuestros pasos


Sagaz diálogo inalterado,
En un abrazo tocas la tecla de mis ideas
– acción –
Un abrazo prolongado donde tocas el intro a mi dulzura
– reacción –
La suavidad de la fricción de mi mejilla y tu mentón
– sinfonía –
La sangre de mis muñecas ensordeciendo tu cuello en un abrazo de mil años.
Comienzo a adquirir una coloración fluorescente cuando llevas tus manos a mi cabello y en una serie de caricias dinámicas mi rostro reposa en tus piernas, incapaz de soportar el fervor de mirarte fijamente.
Prefiero el silencio donde la imaginación revolotea de conmoción,
Ni mi voz ni la tuya enmascaran la verdadera cognición de estar sobre ti, de tener fracciones de mi cuerpo en tus manos.
Pero esos arrumacos dóciles que vas generando adormecen cualquier intento de explicación, de preguntas o respuestas.
Vamos internalizando la libertad de sujetarnos
– figuración –
Tomo de nuevo posición en la realidad del presente,
Adivina que sucede…
… no te podría mentir…
…yo…
Quisiera que tu…
…quisiera que tu…
Me miraras a los ojos y dejaras de titubear
O mejor aún, te regalaré los míos para que te observes en mi mundo, justo entre mis labios

2 comentarios:

Andru... dijo...

Exelente escrito como todos los demas nunca dejes de hacerlo


Andru...

FRITO dijo...

jejeje creo que tengo un segundo favorito esta muy bonito me gusta fritobles...