Seguidores

sábado, 7 de mayo de 2011

Es ésta melodía


Frecuentaba caminar en el espacio,
En la taciturna vía láctea, fueron encuentros fortuitos;
Yo te escribía, tú me mirabas, yo seducía y te velabas.
…Corría por la sabana, surcos de aire bloqueaban mi exhalación, allí fueron encuentros cercanos, entrabas a mis pulmones y te desprendías de mi boca en proporción.  
Y en la blanca nieve de mi corazón, fuiste escalando rocas heladas,
Arrastrando tu experiencia, soltando gotitas de sangre que abrieron mis ojos en tu espera.
Momento, lo quiero intentar,
No será ni lo fortuito del tiempo, ni lo cercano del viento,
Será tu voluntad de la mano con la mía, de lleno tu emoción por mi espalda, detonando mi interior.
Cuando el oleaje de mi optimismo devaste mis dudas, podré abrazarte sin la sucesión de un “adiós”, no me place tu partida, me inquieta tu llegada.
Las sirenas sonarán con la creación de una nueva efusión,
Me desquitaré ésta noche con las almohadas porque mis historias no se vuelven mortales,
Van transitoriamente a llamarte.

No hay comentarios: