Seguidores

domingo, 16 de septiembre de 2012

A ningún lugar



Se me viene a la mente que quizás son los amigos,
O es el horizonte que se pierde en las luces de los carros,
O es la música que a diario me tambalea.
…Se me viene a la cabeza que ando buscándome por allí…
Buscándome, a veces sin quererme encontrar.
Y entonces me reflejo en las lágrimas de las personas que quiero, y voy con los lamentos de quien siento, y quiero cumplir los sueños de quién me desata sonrisas.
Pero, sigo vagando por allá, por acá, con la cabeza en todas partes, con el aliento en un hilo, con la esperanza de que alguien verá por allí esa parte de mí que necesito, que no se con exactitud si perdí, o si nunca la he tenido.
Debo concebirme como la plenitud de mis sueños realizados, y percibo el mito de los libros, más me alejo de las banalidades y más aspiro otro universo.
Se me ocurre que quiero ser egoísta y pensar en mí, pero fallé constantemente en esas clases de la vida, y ando a cuestas con las ilusiones fallidas de mis sombras y pensando como dibujar alegría en otros rostros, el mío se está volviendo pesado, duro, y esa mirada que desconozco.
Puedo sentirme en “el lado oscuro de la luna”, con algo de conciencia y con un resentimiento creciendo, puedo sentir que le daré todos mis ánimos a las nubes para que rocíen este cuerpo que camina “a ningún lugar”.

1 comentario:

Darko Wiggin dijo...

Buscarse uno mismo cuesta una vida entera!

Me quedo con esta frase:
...y quiero cumplir los sueños de quién me desata sonrisas.