Seguidores

domingo, 16 de enero de 2011

Consumación


Me embarga la forma que tienes para hacer felices mis días, cada momento me sorprendo por cómo te puedo amar más.
La ligereza que aportas a mis períodos difíciles, como te agregas a mi felicidad.
Cuando me miras a los ojos y sin pronunciar palabra alguna me das un recital, y llevas tus manos y encierras mi rostro en ellas y dibujas mi sonrisa con tu aliento y besas mis labios provocando que quiera morir justo en el acto, morir feliz a tu lado.
Sosiegas las tormentas que anteceden los cambios, siempre tomando mi mano,
Y me conviertes en un ser resplandeciente,
Vienes a mí y sostienes mi cintura mientras danzamos al ritmo de nuestra compañía,
Y cierro mis ojos para recordar ese sentimiento de ansiedad y desasosiego, pero voy en busca de tu boca para reírme de nuevo al aplacarlo una vez más.
Y tú, cual niño, jugueteas con mis mejillas, vas esparciendo cosquillas por mi cuerpo y cuando ya exhaustos de tanto estallar en risa, buscamos el silencio para encontrarnos de nuevo en los sueños, donde yo te llevo a volar y tú me abrazas en burbujas de cristal.
Y allí estás de nuevo cuando mis ojos quieren despertar, y de vuelta un abrazo excepcional, eres el calor de mis días, la exaltación de mi emoción, la elocuencia de mi canto, todas las nubes que me saludan cuando voy por la calle, mi más preciado corazón prestado, mis ojos y oídos, mi placer y todas mis virtudes.
…Solo que…  
Esta vez me confundí de nuevo,
No existes, eres una vil proyección de mi fantasía,
No tienes ni rostro, ni tacto, ni olor, ausencia de nombre y recuerdo de voz.
…Solo no existes…

2 comentarios:

Aükoç Lunar dijo...

...y como una niebla, se esfumo, desvaneció su alegre rostro y perfumo su dicha al viento, ilusión atrapada en la memoria de una amante solitaria...existirá entonces en la dimensión de los sueños de la apasionada mujer.

Dark Queen dijo...

Esa friolenta dimensión...